Recomendados

lunes, 26 de julio de 2010

JOSEFINA PLÁ - EL HIJO PRODIGO (1976) / Fuente: FOLLAJE DEL TIEMPO , Ediciones NAPA, Serie Poesía, Año 1 – Nº 2 – Julio 1981.


EL HIJO PRODIGO
(1976)
Poesías de JOSEFINA PLÁ
(Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE LETRAS del
.
EL HIJO PRODIGO
(1976)

I
El hijo pródigo retorna
…………………. como las lluvias del otoño
un aire gris remueve en su cabello
los remotos follajes de su infancia
Desde el brocal raído del pozo
espera ver bullir de nuevo aquel su primer trago
espeso de luceros
……………… y en la espuma destellar la sonrisa
de un niño inocente desnudo

II
El hijo pródigo retorna
tramoyistas
arropados de niebla se atrafagan
adelantándose a su paso
en levantar de nuevo inútilmente
la casa de que desvestía
cada noche su cuerpo con los sueños
su paraíso hecho
por mitades de piedra y de pluma

III
En el umbral le asediarán saltando
a sus hombros los perros familiares
aquellos que perdieron
su huella en una aurora que se quemó al abrirse
los perros que en el blando ladrido de algún sueño
recordarán alguna vez el leve olor desengañado de su fuga
Los perros que en el polvo del tiempo deslien hoy su aullido
su aullido a medias desvalido
……………………………. a medias ominoso
como el remordimiento ahora lo llaman
desde el umbral del pórtico caído
Los perros infinitos de la noche
que alguna vez fueron estrellas
y picaron sus ojos con la sal del misterio

IV
Ellos le traen en su invisible aullido
………………………… ecos podridos de su risa
desperdigada como las caracolas vacías en la playa
Con el hocico helado del gusano
se abrirán paso dentro de sus venas
harán tumulto por sus tuétanos
y roerán sus uñas de afiebrado devorador de sueños

V
El hijo pródigo regresa persiguiendo
…………………………………. la imagen de las rústicas moradas
que de él huyen en brazos de un viento forastero
... El hijo pródigo se mira las rodillas
dos cantos que rodaron
por todas las pendientes
por secas torrenteras recogiendo
el polvo siempre hambriento de galopes
…………………………………. de los épicos caballos
y tienen ya la curva de la inútil rueda
y el molde de la súplica

VI
El hijo pródigo -una nube también gris él- camina
sin saber si sus pies son los que allí lo llevan
o es el camino el que lo arrastra
porque andar es cambiar
y él sólo puede
mudar su rostro por el rostro que es ya el rostro de todos

VII
(El hijo pródigo Silueta diminuta en el polvo
contra un cielo de olvido
en este atardecer que es para él solo
Tan grande que ninguna otra cosa podrá jamás llenarlo
………………………………………………… Tan pequeño
que él solamente cabe en él
Y sólo él puede
captar su propia estampa en el aire raído
que se adelgaza en torno suyo
desnudándole
……………. hasta el hueso

VIII
El hijo pródigo trae un millón de muertos en sus ojos
todo un millón de muertos se le calla en los labios
el polvo de un millón de muertos le blanquea las sienes
y silba en sus pulmones un millón de agonías)
. . . Cuervos de ocaso acosan
su sombra de suspiro y de ceniza

IX
El hijo pródigo retorna
…………………… Sus pupilas sin años ni estaciones
como reloj que perdió las manecillas
son túneles raídos por un maligno hechizo
Le niegan las estampas que ellas mismas pintaron
y vuelven contra el muro sus antiguos iconos
No se acerca al presente se aleja del futuro
y el paisaje camina de espaldas a su encuentro
………………………………………………… .
El hijo pródigo ha olvidado el rostro de su canto
en el último trozo del espejo
del alba calcinada
de su última sonrisa

X
El hijo pródigo ya vuelve
……………………… Sus pies molinos insaciables de sendas
aún aplastan la arcilla
que lo soporta recordándole
su antiguo parentesco su fantasmal divorcio
su desprecio de sierva disfrazada
………………………….. ante este polvo
sólo precariamente manumiso
porque ella al fin lo recupera todo

XI
Minutero de una cita sin término su paso
acompasa el latido
del corazón
aquel emparedado
en el palacio de las sirenas
donde llegó y salió con los ojos vendados
Su pisada no marca ya una huella
porque la huella es la promesa del regreso
Golpea la arcilla sorda
que no ha de cortejar ya más sus disfraces
como el padrillo viejo en su último paseo

XII
. . . Golpea como aquél que quisiera
…………………………….. no recordar sino aturdirse
olvidarse que gasta sus últimas monedas
y que el oro
como en los sueños maléficos se torna
ya cobre entre sus dedos

XIII
El hijo pródigo se contempla las manos
dos hojas que ofrecieron al viento día tras día
todos los filos del rencor y el odio
y las curvas barrosas de todas las lujurias
Que rebalsaron todas las aguas de la angustia
y todas las sequías de la maldad del miedo
diez deshojados pétalos del amor sin retorno
áridas como piedras del olvido
Las manos que son como dos cuencos ya vacíos
y rotos que no saben acoger el rocío

XIV
En cada mano sólo cabe la otra
doblando así el despojo
multiplicando al infinito
la miseria la sentencia
de un tiempo
que sólo al acabarse
se tornará sin fin y mirada

XV
El hijo pródigo retorna
con la lengua dormida
y la garganta pórtico de cantos derribada
Su pecho es pozo que largas caravanas agotaron
y en cuyo fondo han muerto
los ocultos designios del agua
………………………… la espera del sol alto
cayendo como un huevo de llama en su regazo
y ofreciendo su rostro como una esponja de oro
Tan sólo el jeroglífico de la sed agrietando
con su rúbrica el barro
las siglas del secreto perseguido
ya para siempre inmóvil
porque morir es renunciar
……………………. a todas las preguntas

XVI
El hijo pródigo soñaba quizá volver un día
a la hora en que las cosas sonríen por adentro
y las luces se duermen mirándose a si mismas
El hijo pródigo deseaba
con el deseo alebrado en su último refugio
el de la calcinada médula
un vaso de agua un escabel y una palabra

XVII
Un vaso de agua un escabel y una palabra
Aunque el agua sea el agua de las lágrimas
el escabel la losa de sus muertos
y la palabra aquélla hueso de palabra
…………………………………. El eco

XVIII
El hijo pródigo retorna
………………….. Su espalda es la montaña
que carga el cielo lejos y al llevarlo
sobre sus hombros nos lo niega
En ella se devana para dormir la senda
que alguien ovilló a sus pies cuando naciera
Con ella a cada paso que da volviendo tapia
las ventanas en donde su retrato
……………………………. se diluyó en la lluvia
de unas lejanas lágrimas

XIX
El hijo pródigo se acerca
…………………. Es el paisaje mismo
el que se ausenta como la luz sin agotarse
simplemente escondiendo el rostro originario?
El pórtico no existe el árbol
…………………… es ya relámpago de polvo
La horizontal perpetua los reclamó hace tiempo
Sólo una entrecortada geometría
recuerda en la llanura las prisiones del aire
Las salas y los patios
en donde las pisadas
del casi inmemorial patriarca huérfano
moliendo infatigable la harina del insomnio
se engastaron como gemas oscuras
Sobre las piedras yacentes y sin rostro
guiña la mica antigua sus pavesas
Son las letras dispersas
de una olvidada fábula

XX
El hijo pródigo ha llegado
y al acercarse empequeñece
como se inclinara
a recoger la propia sombra
como si el agua derramada
…………………………. de esa sombra sin tiempo
la sorbiera la tierra para sellar su sueño

XXI
Pero quizás empieza
ahora a ver claro
El latido gemelo de sus pasos
le han medido hasta aquí jornada y rumbo
para que al fin comprenda
El hijo pródigo retorna
para que nadie ya lo encuentre nunca

XXII
... El arroyo retrasa
ahora su curso detrás de la colina
y en un rincón del huerto abandonado
alguien barre los huesos de todos los destinos
que pudieron ser suyos.
.
Fuente:
FOLLAJE DEL TIEMPO
Poesías de JOSEFINA PLÁ
Ediciones NAPA,
Serie Poesía,
Año 1 – Nº 2 – Julio 1981,
Asunción – Paraguay (51 páginas).
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada