Recomendados

sábado, 31 de julio de 2010

MANUEL GONDRA - MANUEL GONDRA. MENSAJES Y ESCRITOS - Prólogo: JORGE BÁEZ ROA / Texto: BLAS GARAY Y LA HISTORIA DEL PARAGUAY


MANUEL GONDRA
MENSAJES Y ESCRITOS
Obras de MANUEL GONDRA
(Enlace a datos biográficos y obras
En la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
Prólogo: JORGE BÁEZ ROA
COLECCIÓN LITERARIA, 36
© De esta edición:
1996, Editorial El Lector
Tel. (595 - 21) 498 - 384
Fax: (595 - 21) 498-385 (Asunción)
Tapa: LUIS ALBERTO BOH
Composición y Armado: MANUEL JOSÉ FLECHA
Tirada: 1.000 ejemplares
Asunción – Paraguay
1996 (214 páginas)


PRÓLOGO
Manuel Gondra constituye toda una categoría de vida y pensamiento en la historia de nuestro pueblo. Desde temprana edad demostró una decidida vocación por las letras y la historia. Su saber sustentado en copiosas lecturas bien asimiladas y prestamente recordadas le llevaron a ejercer un agudo y penetrante espíritu crítico en disciplinas diversas como la Literatura, la Historia y el Derecho.
Tal como lo consigna Carlos R. Centurión en su "Historia de la Cultura Paraguaya", Gondra nació en la solariega vivienda de los Pereira en Ypané en el año 1871. Las primeras letras aprendió bajo el alero campesino de una humilde escuela de Villeta. Prosiguió sus estudios en Asunción. En el Colegio Nacional tuvo su pieza de internado. Integró el grupo de bachilleres egresados de esa institución en 1883.
A poco de terminar sus estudios de bachillerato ejerció la docencia. Fue profesor de Gramática, Geografía y Literatura en el Colegio Nacional. Ya por aquellos años esplenden cualidades que revelan una precoz madurez en sus ideas y módulos de vida. Al señorío, al decoro que preceden sus clases se unen su dicción pulcra, su exposición atildada.
Dispuesto a realizar sus estudios universitarios, ingresa en la Facultad de Derecho, pero a poco da un abrupto fin a ese empeño. "Extraño destino el de este hombre- nos dice Arturo Bray-, que sin quererlo ni buscarlo, llegó a ser el verdadero maestro de la juventud de su tiempo. Maestro de ideas y de conceptos, que no de meros conocimientos didácticos, su cátedra adquirió pronto la jerarquía de un altar de la palabra, palabra castiza, fluida y seductora". (Hombres y Épocas del Paraguay).
El caso es que, tan pronto como hubo conquistado notoriedad intelectual, Gondra irrumpe en el campo de la política. Sus múltiples saberes, su acendrada ética, su estampa de gran señor terminan por convertirlo en una de las figuras más importantes de la vida política paraguaya.
"Su prestancia de gran señor -nos lo recuerda Bray en su libro citado más arriba-, con estampa de rancio y altivo hidalgo español, dan a su persona un realce de distinción y nobleza, que hacen de él, un gentilhombre de dorada espuela... Hombre esencialmente bueno, de sus labios no brota jamás el vocablo áspero o la expresión mordaz ni para el más enconado adversario".
En el quehacer político, ausculta anhelos e inquietudes de hombres que conforman los diversos sectores de la vida paraguaya, así desde el más humilde al más encumbrado.
Sin embargo, Gondra no llega a afirmarse en la movediza arena de nuestra política ya que no acepta nada que pueda menoscabar sus principios éticos. Manuel Gondra fue llevado por el voto de sus conciudadanos en dos ocasiones a la Presidencia de la República y, una y otra vez hubo de resignar el mando a poco de ejercido.
Al paso del tiempo y acallado ya el estruendo suscitado por las pasiones que condicionaron una época de nuestra vida nacional, vemos erguirse el recuerdo de su personalidad austera con los atributos que confieren la dignidad del pensamiento unida a una ética ciudadana que no conoció atardeceres.
Bien podríamos citar aquí el siempre perspicaz juicio de Raúl Amaral cuando nos recuerda que: "Agotadas las agitaciones de épocas, puede afirmarse que en nuestros días prevalece la figura de un Gondra depurado de las adversidades de antaño y en más propicia cercanía a esa consideración intelectual que obtuviera de sus compañeros, los novecentistas, de los que asimismo supo ser guía en los afanes culturales de la última década del siglo anterior y comienzos del actual".
"Perdura de este modo, el otro Gondra, el esteta, el crítico de la norma literaria y el defensor, y practicante, del estilo adecuado y preciso, ausente de camafeos y arabescos, pero por eso mismo castizo, de severa elocuencia". ("Escritos Paraguayos".) Al esteta, al crítico de la norma literaria es, precisamente a quien apreciamos en estas páginas en que se agavillan escritos y discursos que le dieron notoriedad dentro y fuera del país. Pero también es justo recordar que Gondra fue hombre de Derecho y, que como tal, brilló alto su talento en la V Conferencia Panamericana realizada en Santiago de Chile en 1923, en la que propuso la creación de un instrumento jurídico destinado a impedir los peligros de la guerra en nuestro continente y que conocemos con el nombre de "Convención Gondra". Demás está decir que esta justa del Derecho contribuyó aún más a enaltecer su nombre y prestigio de intelectual al punto que muchos lo consideraran "la mentalidad más equilibrada del Plata".
Entre los escritos y discursos reunidos en este volumen sobresalen su crítica a Rubén Darío, su discurso de bienvenida al Dr. Báez cuando representara a nuestro país en la Conferencia Panamericana realizada en México en 1901, su discurso a Alberdi cuando la inauguración de su monumento en Buenos Aires, así como su oración fúnebre en el acto de exequias del Dr. Blas Garay, que conforman piezas literarias de subido valor.
Rubén Darío que lo conoció y trató á Gondra cuando este era ministro plenipotenciario en Río de Janeiro en los años de 1905 a 1908 no pudo menos que apreciar su densa cultura en sus conversaciones y en la lectura de sus escritos. Su estudio crítico a Darío que tuvo como destinatario a Francisco Luis Bareiro, residente en Valparaíso (Chile) tiene fecha 9 de noviembre de 1896, cuando Gondra contaba 25 años. En el aludido escrito, niega originalidad al vate nicaragüense y, a partir de esta tesis hace un despliegue de erudición en que sus juicios aparecen apuntalados por autores de renombre y que parecieran impulsarlo a un tiempo, a hacer pulcros distingos en lo que a estilo y corrientes literarias conciernen.
En un pasaje de este escrito Gondra afirma: "Los modernistas de América, él inclusive (se refiere a Darío) no han aportado nada nuevo, ni al acervo de la estética universal, ni al de la técnica literaria castellana".
El caso es que Gondra no reparó acaso suficientemente en aquello que constituye auténtica calidad poética en la obra de Darío. Y que sí, vieron y sintieron -como muchas veces ocurre en arte-, no precisamente eruditos en la materia, sino hombres con verdadero instinto y sentido poético, condiciones que incluyen, claro está, conocimientos del hecho estético como condiciones decisivas para la captación y el goce de la belleza dondequiera se la encuentre.
Ya en nuestros días, aunque con antecedentes ilustres, el juicio formulado por Ernesto Giménez Caballero sintetiza la calidad de la obra de Darío: "Aquel Darío que expresó una absoluta afirmación de la vida en todas sus dimensiones heroicas y líricas. Darío que vio en Grecia y Roma, en el Renacimiento, en los ilustrados franceses del siglo XVIII y en la América intacta y pura, los ideales creadores. Revoluciona la métrica y la adapta para esa vasta empresa con versos mayores, solemnes y cesáreos y de una grandiosidad orquestal llegando a renovar el hexámetro clásico, tras afirmar que en la lengua española existen sílabas largas y breves, como en la poesía antigua y no sólo ritmo acentual como en la Edad Media".
Más aquí o más allá de sus conclusiones, la crítica de Gondra constituye una admirable pieza de erudición, de análisis y crítica literaria.
Su discurso de homenaje a Alberdi en el acto de inauguración de la estatua del ilustre tucumano en Buenos Aires (1910) y que pronunciara en representación del Instituto Paraguayo, de la Municipalidad y prensa de Asunción es otra pieza de notable belleza formal y no menos riqueza en cuanto a calidades de ideas.
En un párrafo del discurso leemos: "La crítica, la verdadera crítica, no ha señalado aún el lugar definitivo que ocupa en la historia del pensamiento argentino, pero, no sé si es aventurado decir que ese lugar será el del pensamiento más sagaz y el del escritor político más sugestivo de Sud América. No tuvo Alberdi la caudalosa erudición del General Mitre, ni la imaginación desordenada pero genial de Sarmiento, ni la inmensa doctrina jurídica de Vélez, ni la cultura clásica y el decir castizo de Gutiérrez, ni la admirable ductilidad del talento de Vicente Fidel López, pero tuvo, y en grado eminente, la visión honda, clara y serena de las cosas de América, y por eso supo más que otro alguno, dejar en sus libros programas de gobierno para los estadistas de las embrionarias repúblicas del continente".
En otro pasaje del discurso expresa: "El Paraguay lo ama porque él fue su defensor abnegado en todos los momentos, en aquellos días en que el destino desató entre estos pueblos esa larga guerra, la más cruenta de América, en cuyas olas de sangre se creyó que se hubiese ahogado un pueblo. Lo ama, porque su defensa fue desinteresada, que el publicista que la hacía no ignoraba que en ella iba la suerte de su vida pública. Lo ama, porque cuando los contrastes comenzaron para sus armas, comenzó también a vacilar la fe de los que sostenían su causa, algunos de los cuales como Andrade, hubo día en que olvidaron que el Paraguay existiese, y, entre tanto, Alberdi, sólo Alberdi hacía sonar sus gritos de protesta y su voz de defensa, mientras las armas de esforzados combatientes y de gloriosos caídos iban trazando sobre el suelo estremecido de la patria, esa inmensa diagonal de sangre y de heroísmo, que arranca en las arenas de Itapirú, y halla término en las soledades de Cerro Corá".
En lo que se refiere a sus juicios históricos, se ha dicho de Gondra que era el "hombre de las transacciones conciliatorias y de las equidistancias sin riesgos", afirmación sólo sustentable en un ambiente como el nuestro, proclive siempre a la unilateralidad de opiniones y el consiguiente maniqueísmo sectario. Parafraseándole al propio Gondra podríamos decir de él que, tuvo siempre la visión honda, clara y serena de la realidad de nuestro pueblo. No escapó a su concepto que los hechos históricos por su misma complejidad, resultante de circunstancias, personas y factores que en él intervienen, requieren comentarios plurales. Y esto, por no existir una única ley que los explique. El principio de causalidad a que tan afectos eran los positivistas de finales del pasado siglo, no siempre resulta adecuado para dilucidar, comprender y explicar el hecho histórico.
Algunos escritos polémicos de carácter histórico que aparecen en este volumen, han perdido en su mayor parte vigencia aunque resultan reveladores de las ideas y valores que resonaron en el espíritu del joven Gondra.
El 89 de marzo de 1927 fallecía en la ciudad de Asunción Dn. Manuel Gondra. Conforme a su deseo de ser sepultado en medio de la campiña en que viera la luz primera, sus restos fueron inhumados en su pueblo natal. En esa lejanía, a campo abierto, que como prolongación de esa soledad a que tan afecto era y en la que sólo lo acompañaban sus seres queridos y sus amados libros, descansa el ilustre paraguayo.
JORGE BÁEZ ROA.
Asunción, 23 de abril de 1996.

GARAY Y LA HISTORIA DEL PARAGUAY
UNA OBRA DEL DR. BLAS GARAY
Obsequio amistoso del autor, llegó a mis manos, a fines de Enero último, el "COMPENDIO ELEMENTAL DE HISTORIA DEL PARAGUAY" del doctor don BLÁS GARAY. Apenas lo recibí lo leí con el interés que siempre me inspiran todas las producciones que contribuyen a fomentar la naciente literatura paraguaya, interés avivado en este caso por una triple circunstancia: por tratarse de la primera Historia General del país debida a un escritor nacional, por ser éste un joven de gran talento, estudiosísimo, y que se distingue entre los que manejan la pluma por el feliz esmero que pone en la corrección del lenguaje, y finalmente, por hallarse informados los pasajes más importantes del libro de cierto espíritu polémico, que, removiendo cuestiones históricas debatidas pero no resueltas antes de ahora, y sosteniendo ciertas tesis que, si no carecen de propugnadores, tienen también sus adversarios declarados, hacen aparecer a su autor como uno de esos caballerescos mantenedores de los torneos medioevales que, lanzado el reto, esperan con arrogante altivez se presente el paladín que acepte la contienda.
Sin la preparación necesaria para hacer un estudio crítico de la obra del doctor Garay, deseé, sin embargo desde el primer momento, manifestar públicamente la impresión que su lectura me había producido, no porque creyese que ella pueda tener importancia alguna, sino porque pensaba que no es la esquivez la atmósfera más propicia para el desarrollo de la cultura intelectual, pues nada estimula más a un escritor como el saber que sus libros son leídos, comentados y discutidos apasionadamente.
El más ilustre de los humanistas españoles contemporáneos, hablando con mal disimulada amargura de la indiferencia con que en su patria se mira a los que se dedican a las "tareas de erudición o de ciencia", y del silencio que se hace alrededor de ellos, da algunos consejos muy hermosos a quienes tengan "la fortaleza de ánimo necesaria para resignarse a ese perpetuo monólogo".
Procuremos que aquí no acontezca lo que motiva la queja embozada del sabio español; hablemos favorable o desfavorable, pero sinceramente, de las obras que aparezcan; discutámoslas para que, haciendo ruido en torno de ellas, se ensanche, siquiera sea por ministerio de la curiosidad, el círculo de sus lectores, y acaso así no se correrá el peligro de que ningún cultor de las letras paraguayas, careciendo de energía de espíritu, las abandone no queriendo resignarse a ese eterno soliloquio de que habla Menéndez y Pelayo.
Estas reflexiones me incitaban, como dije, a dar publicidad a mis opiniones acerca del "Compendio de la Historia del Paraguay". Si no lo hice hasta estos momentos, fué sólo porque cierto espíritu de respeto intelectual y de cortesía literaria, diré así, me aconsejaba esperar sonaran voces más autorizadas que la mía, ilustrando el juicio público, acerca del trabajo histórico del Dr. Garay, a lo que se unían también circunstancias de otra índole que me cohibían a adelantarme a otros en esa tarea.
Más hoy, desaparecidas éstas, y conocido ya el dictamen de distinguidos profesores de historia, entrego a la estampa estas líneas que, a falta de todo otro mérito, tendrán siquiera el de la sinceridad que las dicta y el del puro anhelo por hallar la verdad en que están inspiradas.
Ahora bien, como en el curso de ellas hallarán los lectores (si es que alguno merecen tenerlo) una breve interrupción, que ellos considerarán, sin duda, como uno de los tantos defectos que, sin necesidad de mucha perspicacia, se habrán de ver en este trabajo, quiero hacer previamente una advertencia, por tratarse en todo caso de un defecto voluntario, es decir, nacido de un propósito deliberado.
El libro del Dr. Garay se halla dividido en dos partes: la primera comprende la época del coloniaje, esto es, desde la conquista hasta 1811; la segunda abarca desde aquel año hasta 1870. A ambas precede una introducción sobre la "Población precolonial" del Paraguay. Estas impresiones seguirán igual reparto. Ocuparéme primeramente de "La Colonia" y luego de "La Independencia", según llama el autor a las dos secciones de su obra.
Más, como con posterioridad al "Compendio" ha publicado el doctor Garay una hermosa monografía sobre la "Revolución de la Independencia", en la que amplía los tres capítulos de aquél a ella relativos, y como quiero dedicar a dicho libro un estudio más serio, por tratarse en él de rectificar opiniones de que participo y que he hecho públicas desde 1891, dejaré para después, por no repetirme enfadosamente, el examen de las teorías que en él se mantienen acerca de la emancipación paraguaya.
Esto será causa de la laguna o, mejor dicho, del salto que notarán los lectores, pues, terminado lo referente al coloniaje, proseguiré desde el año 1813, ocupándome principalmente de la conspiración del año 19 y de algunos puntos tocantes a los gobiernos de ambos López.
De la Revolución, repito, trataré después, sosteniendo la tesis contraria a la sustentada por el doctor Garay, es decir, que el doctor Francia no es el autor de la nacionalidad paraguaya, ni el iniciador de su independencia; que los verdaderos próceres de la misma son Yegros, Caballero e Iturbe en el orden militar, y en el orden político don Mariano A. Molas; que aquellos nunca fueron porteñitas, sino acendrados patriotas, alguno de ellos verdaderamente inmaculado, y que las palabras de los que hoy día pretenden vindicar a Francia son verdaderos ecos de ultratumba, pues sus acusaciones a los héroes del año 11 no tienen otra base histórica que las imposturas del tirano, trasmitidas a la posteridad por la pluma de los escritores suizos Rengger y Longchamp, de cuya obra trataremos también, analizando el valor que ella pueda tener para ser seguida, ciegamente en muchos de sus pasajes, por los que dan pábulo a la leyenda del "Francia emancipador y padre de la nacionalidad paraguaya".
Al establecer estas proposiciones debo declarar sinceramente que, persiguiendo la verdad histórica y nada más que la verdad, estoy dispuesto a rectificarlas, cuando se produzcan pruebas que me obliguen a ello, pues, nunca he pensado que la historia deba escribirse con pie forzado, como esas composiciones en que los poetas fáciles se afanan en lucir su ingenio.

INDICE
PRÓLOGO - JORGE BÁEZ ROA
GARAY Y LA HISTORIA DEL PARAGUAY (Una obra del Dr. Blas Garay)

INTRODUCCION - LA COLONIA
I - Las omisiones y el método en la Historia
II - Los errores materiales en la Historia
III - Los nombres geográficos
IV - El idioma guaraní y su capacidad expresiva
V - El guaraní y las ideas abstractas
VI - Naturaleza y estructura del idioma guaraní
VII - Historiadores y cronistas

LA INDEPENDENCIA - PERIODO CONSTITUCIONAL
I - Una afirmación de Garay
II - La instrucción bajo el primer López
III- El Catecismo de San Alberto
IV - La instrucción y los sistemas políticos
V - Grado de difusión de la enseñanza primaria y superior
VI - El sistema de enseñanza

LA REVOLUCIÓN DE LA INDEPENDENCIA Y EL DICTADOR FRANCIA
I- Objeto de estas consideraciones
II - El folleto de D. José S. Decoud
III - El artículo del Sr. Audibert
IV - El artículo del Sr. Domínguez

SCHMIDL Y DOMINGUEZ
I - Schmid1 como fuente histórica
II - Una carta sobre el mismo
III - Los datos de Schmidl
IV- ¿En qué fecha salió Mendoza de España? .
V - Problemas de cronología
VI - Un paréntesis epistolar
VII - Otro paréntesis epistolar
VIII - Palabras finales

ALBERDI
DISCURSO DE BIENVENIDA AL DR. CECILIO BAEZ
EN TORNO A RUBEN DARIO
AYALA
MOLAS, BORBON Y OTROS TEMAS
BLAS GARAY
LA AMERICA LATINA EN LA GUERRA MUNDIAL
LA CUESTION DEL PILCOMAYO
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada