Recomendados

miércoles, 5 de octubre de 2011

MÓNICA LANERI - UNA ESTATUA DE SAL / como un graffiti mas en la pared..., ABC COLOR, 2011







UNA ESTATUA DE SAL
Por



“Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra. Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal.”
(Génesis 19:24-27)


A veces parecería que ya tanto dimos que nada nos queda, que ya tanto destruimos, que nada nos queda... que ya tanto amamos y dimos y destruimos, que no existe amor en el mundo que pudiera salvarnos o destruirnos, o asimilarnos; que ya nada nos queda. Y queremos darlo todo, pero no encontramos; las valijas están vacías. Queremos aferrarnos y que nos aferren, pero sentimos que simplemente no podemos evitar mirar atrás, y mirar atrás es, como bien se sabe, convertirse en una estatua de sal.

¿Qué más doloroso que decirle, al ser amado, que ya miramos atrás?, ¿que somos una estatua de sal?... una estatua viva, tal vez, pero una estatua de sal... ¿Qué más doloroso que pedirle al ser amado que preserve sus dudas, sus miedos, todos sus malos presagios y se aleje... porque la estatua de sal (ésta estatua de sal) se derrite en su propio infierno?

Reflexiones de aquellos días, en que alguna vez, me sentí una estatua de sal, incapaz de retener el amor... incapaz de negar qué complejo es este mi humano y femenino mundo, a veces (o muchas veces)... Días en que de verdad desearía haberme convertido en una estatua de sal...

Desde el infierno

No antepongas:

la fe al miedo,

la esperanza

al riesgo.



¿Quién soy yo

para hablarte

de amor

desde el

infierno?



Ni en

un abismo

podría ya

caer mas bajo.


No puedo

pretender

que me tomes

de la mano.



Desde aquí


(el fondo

de mi tormento)


ninguno

ha regresado

entero.


Vos traías

el alma

desgarrada.



No puedo dejar

que lo pienses,

no puedo

sentarme

a esperar;


el final.



No mires atrás;


me convertí

en una estatua

de sal.


Posteado por MÓNICA LANERI el 13/09/2011
Fuente digital: www.abc.com.py

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada