Recomendados

lunes, 12 de diciembre de 2011

CARLOS MIGUEL FERNÁNDEZ ORTIZ (Pero… paraguayo) - PERO…. POEMAS SATÍRICOS




POEMAS SATÍRICOS
PERO….
(Pero… paraguayo)
Asunción – Paraguay
2007 (504 páginas)



CARLOS MIGUE FERNÁNDEZ ORTÍZ

Es abogado y escribano público, poeta y escritor, de Asunción, Paraguay.
Además de Pero, la presente obra, es autor de mis versos perdurarán.
Más de 14.000 versos satíricos que relatan la historia de la humanidad con humor e ironía. Un libro que merece entrar en el récord Guinness porque cada uno de los versos incluye la palabra pero. Este es un poema muy original, único y singularísimo.
Pero relata en poemas la historia desde el principio de los tiempos: la creación del mundo, las versiones bíblicas, la mitología griega, la historia de Roma, el cristianismo, el Medioevo, la Inquisición, el descubrimiento de América, la Revolución Francesa, la Guerra de Secesión Americana, la caída de los Zares, la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Retrata, además, los grandes personajes de la historia. (Editorial libros en red.com)




A MI HIJO, ÉL PERO...

¡Ay!, te dejo ir, hijo mío. Sí, te dejo ir, Pero mío. Yo te dejo ir,
libro mío.
¿Por qué esta congoja, porqué este llanto? ¿Porqué este dolor,
cuando te libero? Pues, que te conozcan, pero, es lo que quiero.
Es que me doy cuenta, pero, ¡ay! Dios mío, que ya no serás,
desde ahora, mío. Te tuve hasta hoy, yo en mí solamente.
Ocupaste mi cuerpo, mi tiempo y mi mente. De simple afición,
ya fuiste adicción. Y hasta, creo, una divina obsesión.
El amor paterno, a veces, se excede. Por ti, mi cariño,
ha crecido tanto, que ahora, separarnos, pero, da quebranto.
Hoy, te dejo ir... ¡Espera un momento! No te irás así,
indocumentado. Si en tantas noches, yo te fui engendrando;
otras tantas, pero, has ido insistiendo. Tener mi apellido,
me fuiste pidiendo; y portarte bien, también prometiendo.
Aquí tienes, toma, estos documentos. Bien claro, tú puedes,
en ellos leer: el Pero Fernández, nombre y apellido. Y que aquí,
en mi alma, pues que tú has nacido. Te doy pasaporte
internacional, por si al extranjero tú quieres viajar. Nunca será
el Pero, un poema sin padre. Ni anónimo, digo, ni jamás bastardo.
Te doy mi apellido, honrado y humilde; aunque no famoso,
limpio y bondadoso.
Sé que te irás lejos de hoy en adelante. Yo te pido, hijo: mucho
has de cuidarte. Habrá gentes, pero, que querrán comprarte.
Algunos de ellos, quizás, hasta leerte.
Yo sé que tú eres muy contradictorio. La antítesis es, casi tu presea.
Polémico eres, muy beligerante. Los problemas,
siempre, tu tema serán.
Cuídate del plagio y de los copiones. El mundo es así: no te decepciones.
No le hagas caso a los criticoides. Los encontrarás así, de a montones.
Te analizarán, pero, frase a frase, esos literatos y gramaticones.
Querrán liquidarte, también condenarte, o, en último caso, pues menoscabarte.
Un beso en mi frente, me daba mi madre, así en cada corta,
casual despedida. Madre no has tenido y diablo no has sido.
Mi paterno beso, en tu frente, dejo. ¡Ay!, vete ya, Pero, yo tanto te quiero.
Vete ya, hijo mío. El mundo te espera. Cada hombre tiene marcado un destino.
Tal vez será un duro, difícil camino. Hallarás tú muchos francotiradores.
Llévate mi auto, yo usaré mis piernas. También debes irte,
pues muy bien armado. Por si acaso, toma, llévate el revólver.
Era el de mi padre. No sé si algún día, tú vas a volver.
O te vas ahora, o no te vas nunca. Mucha gente quiere, a ti conocerte.
Y por mi egoísmo, aquí retenerte, sería tan injusto,
Pero, yo te cuento.
Habla tú, ahora, o calla para siempre, Mi cariño tienes, pero,
eternamente. Dame un beso, ahora. ¡Y adelante, chico!
¡Fuerza, no es de hombres esto de llorar! De tanto quererte,
fuiste carne y hueso ¡Vete ya, hijo mío! ¡Adiós, Pero mío!

Tu padre, CARLITOS MIGUEL.

Asunción, Paraguay, otoño del año 2005



PRÓLOGO

Yo quiero contarte, pero, una infidencia:
¡Este libro es, pero, pura coincidencia!
Como un embarazo, pero, indeseado,
o un hijo que vino, pero, inesperado.

Fue un accidente, pero, de trabajo.
Mi delirio, pero, al mundo lo trajo.
Nunca un parto, pero, ¡fue tan doloroso!,
te lo digo, pero, aún sudoroso.

Hombres necios, pero, que las acusáis
y a mujeres, pero, ¡no las valoráis!
Dijo así Sor, pero, Inés de la Cruz:
¡ningún hombre puede, pero, dar a luz!

Y yo, siendo hombre, pero, he engendrado
¡y así, este libro, pero, he parido!
Otro alumbramiento, pero, yo no aguanto...
¡me muero ahí mismo, pero, te lo cuento!

Y a veces ebrio, pero, a veces sobrio,
lo fui escribiendo, pero, a mi criterio.
¡Frase a frase, pero, así, cincelando!
Con paternas manos, pero, fui puliendo.

Quise hacer yo, pero, solo unas estrofas,
te lo digo en serio, pero, ¡tú te mofas!
Y jamás ya pude, pero, terminarlo...
¡hasta ahora, pero, lo estoy escribiendo!

Quédate un momento, pero, esperando.
¡Ahora mismo, pero, me estoy inspirando!
Dame unos minutos, pero, yo lo escribo,
¡y el último pero, te lo digo en vivo!

No quiero pecar, pero, de pesado.
Es cierto, soy, pero, pues, muy inspirado.
El Pero me pide, pero que yo escriba,
su biografía, ¡pero, mientras viva!

No tengo afán, pero, de hacer magisterio.
Esto es muy en broma, pero, tan en serio.
¡Tómala del mango, pero, a la sartén!
y no pidas fiado, pero, al almacén.

Prefiero ser, pero, un loco famoso,
a ser genio, pero, anónimo y soso.
¡Yo estuve de paso, pero, por la vida!,
que a veces es, pero, pues, triste y jodida.

Me dijeron, pero, que el escritor
que alardea, pero, es gran pecador.
Y vende sus libros, ¡pero, como agua!,
aquí, allá, pero, o en el Aconcagua.

Y que el escritor, pero, inteligente...
¡vende libros, pero, como pan caliente!
Escándalos dice, pero, muy campante
y se beneficia, pero, urgentemente.

Es un arte, pero, saber atar cabos...
¡no es la vida, pero, sólo sembrar nabos!
Hay quienes escriben, pero, solamente,
sobre un tema, pero, que gusta a la gente.

Este no es un libro, pero, mojigato,
¡por no mentir, pero, ya firmé contrato!
No usaré palabras, pero, inapropiadas,
ni daré manija, pero, a las pavadas.

Un libro se escribe, pero, en borrador,
para corregirlo, ¡pero, si hay error!
De a poco, pero, con amor haciendo
y casi perfecto, pero, corrigiendo.

Nadie hizo, pero, el libro perfecto.
¡Cada texto tiene, pero, algún defecto!
Ya por parco, pero, o reiterativo,
muy moderno, pero, o retroactivo.

Aquí o en Madrid, pero, o en Ruanda,
¡siempre es el lápiz, pero, el que manda!
Si usas tu lápiz, pero, con esmero...
tú oirás, pero, más de un "¡te quiero!"

Te pido indulgencia, pero, con mis versos
y pases por alto, pero, mis errores;
¡pues han de ser tantos, pero, no perversos!
Yo escribí en momentos, pero, muy diversos.

Son frutos de, pero, mis noches sin sueño...
¡y también de día, pero, puse empeño!
Yo no vine, pero, a quemar mis naves,
por causa perdida; pero, ya lo sabes.

Que siempre la suerte, pero, te acompañe
¡y tus ojos, pero, el llanto no empañe!
Si miras más lejos, pero, a tus narices,
te evitarás muchas, pero, cicatrices.

¡Ay!, mis ojos, pero, se han humedecido.
¡Tú y yo, no nos hemos, pero, conocido!
Nuestras almas, pero, sólo se han cruzado,
desde lejos, pero, se han abrazado.

Cuando este libro, pero, esté en tus manos,
tal vez yo esté muerto, pero, ya enterrado.
Si una sonrisa, pero, has esbozado,
yo estaré, mi amigo, ¡pero, bien pagado!

Adiós. Tu amigo. Pero... Carlitos Miguel.
Perooo... bueno, listo. Chau



            PERO...

            CARLOS MIGUEL FERNÁNDEZ ORTIZ
            (Pero... paraguayo)

No sé por qué cuernos, hay, pero en la vida,
¡en todas las cosas, el maldito Pero!
Creando problemas, pero, haciendo trabas.
Sólo algunos casos, pero, aquí enumero.

El Pero es abstracto, pero, es intangible.
Contando verdades, pero, es infalible.
¡Es un conjuntivo, pero, adversativo!
Un concepto, pero, que es conflictivo.

Tiene cuatro letras, pero, solamente.
Del latín proviene: ¡El Pero, es el per-hoc!
El Pero es profundo, pero, ilustrativo.
Por ser tan complejo, pero, es disuasivo.

El Pero es la alarma, pero, que te alerta,
si el engaño toca, pero, a tu puerta.
¡Que no aceptes, pero, la dudosa oferta!,
si es muy jugosa, pero, la propuesta.

Con tanta frecuencia, pero, es pronunciado.
¡Cuéntalo tú, cuántas, pero, en un minuto!
En cualquier propuesta, pero, está presente
y está expectante, pero, es muy paciente.

Dicen que es maldito, pero, a veces, dudo.
En tu oído grita, pero, aunque es mudo.
Te aconseja, pero, que uses prudencia
¡y errores no tengas, pero, en tu conciencia!

Como campanilla, pero, tintinea
ahí en tu cerebro, pero, porque veas,
¡de que estás metiendo, pero, tú la pata!
y otros, las manos, pero, en tu lata.

El Pero es la excusa, pero, que bien usa
el que no hace nada, pero, o el que abusa.
¡Y el Pero siempre, pero, es culpable!,
ya por ser malvado, pero, o por amable.

El Pero es pretexto, pero, sí, también
ya por cosa mala, pero, o por el bien.
Es el argumento, pero, utilizado...
¡siempre a todo, el Pero, ha justificado!

Si llegas temprano, el Pero, es disculpa        
y si llegas tarde, el Pero, te exculpa.
¡El encuentra siempre, pero, un acomodo!
Lo que escribe, el Pero, borra con el codo.

Míralo, al Pero, con alma dé artista
y verás que él, pero, te conquista.
Es un caballero, pero, muy galante,
¡y por eso, siempre, pero, está triunfante!

Aunque es un ente, pero, invisible...
¡el vivir sin él, pero, es imposible!
Como aliado, pero, es formidable.
Como adversario, pero, es implacable.

Ya en causa propia, pero, o ajena,
siempre al pobre, pero, pues, se lo condena.
¡Por todos, el Pero, lleva la cadena!,
causándome, pero, tan profunda pena.

Te digo que nadie del Pero se escapa:
desde el canillita, pero, hasta el Papa.
¡Ni el que se muda, pero, del planeta!
así sea un sabio, pero, o un buey corneta.

Él te sigue siempre, pero, a toda parte
y así, algún día, pero, va a alcanzarte.
Por veloz que seas, pero, él te atrapa;
¡y al final, el Pero, te pone la tapa!

Aunque sea, pero, la Miss Universo,
ella tiene un Pero, lo dice mi verso.
Que si no se peina, pero, es despeinada
y si no se baña, pero... ¡está sudada!

Te cuento que a todos el Pero salpica.
Es como una sarna, pero, que le pica
al más pobretón, pero, a gente rica...
¡y así, democracia, pero, él practica!

El Pero es protesta, pero, es un clamor.
Es una denuncia, pero, con fervor,
es impulso y valla, pero, que no falla,
¡y del mundo todo, pero, es el motor.

Lo usaré yo ahora, pero, como amigo.
No quiero que el Pero sea mi enemigo,
¡porque mejor frase, pero, no he hallado!,
ni en el presente, pero, ni el pasado.

Esto que te digo, pero, es tan en serio,
que parece tanto, pero, una broma.
Depende de cómo, pero, se lo toma...
¡el que no lo capta, pero, se embroma!

El Pero permite, pero, la anarquía;
por ser persuasivo, pero, es permisivo.
A todo da escape, pero, o distorsiona,
¡pues a toda regla, el Pero, excepciona!

La peroración, pero, es la pasión
¡del que mucho habla, pero, sin acción!
Y lo usan todos, pero, los estultos,
que venden discursos, pero, tan insulsos.

Yo bien sé que este, pero mi relato
va a causarte risa, ¡pero, también llanto!
Te hago yo, pero, esta salvedad:
¡que no usaré nunca, pero, vaguedad!

En sátiras digo, pero, porque duele,
contar muy en serio, pero, la verdad.
¡oo diré cual chiste, pero, sin reírme!,
ya sé que me entiendes, pero, sin decirme.

¡La vida es muy bella; pero, está la muerte!
El amor es lindo, pero, sin traiciones.
Es muy claro el día, pero, hay negra noche.
El cielo es azul, pero, sin las nubes.

¡Claro!, existe el cielo, pero, está el infierno;
vida transitoria, pero, hay tiempo eterno.
Cálidos veranos, pero, fríos inviernos,
hay amantes fieles, ¡pero, también cuernos!

La vida está hecha, pero, de pasiones.
Es linda, y a veces, pero, hay traiciones.
¡Cuida que tu espalda, pero, no apuñalen!,
y que, de tus besos, pero, no se olviden.

No todas las nubes, pero, son tormentas,
ni todas las lluvias, pero, inundaciones.
¡No todos los besos, pero, son sinceros,
ni son todos ciertos, pero, los "te quieros"!

El beso es idioma, pero, universal,
¡que hasta cura, pero, el más grave mal!
Al que no se puede, pero, definirlo;
simplemente, pero, tienes que sentirlo.

Es rico en exceso, pero, el primer beso;
de un nuevo amor, pero, es el comienzo.
Puede ir creciendo, pero, dependiendo...
¡si entre dos lo cuidan, pero, a ser inmenso!

Tan difícil, pero, el último beso,
¡ya estás perdiendo, pero, el pan y el queso!
Después queda, pero, llorar lo perdido,
de un tiempo mejor, pero, que se ha ido.

¡A las armas, pero, las carga el diablo!
Lo dijeron antes, pero, de San Pablo.
¡Con armas y amor, pero, nunca juegues!,
y así, a la desgracia, pero, nunca llegues.

Nunca mezcles, pero, negocio y placer.
¡Si haces eso, pero, tú vas a perder!
Si es muy triste, pero, dormir sin cenar,
más triste es, pero, vivir sin amar.

Muy cerca del odio, pero, está el amor,
que es un fuego santo, ¡pero, sí, señor!
La mujer que, pero, hoy te desagrada,
¡puede ser mañana, pero, tan amada!

Un principio, pero, requieren las cosas.
¡Una chispa, pero, genera un incendio!
De gotitas, pero, se llega al torrente
y de un beso, pero, al amor ardiente.

Porque una cosa, pero, lleva a otra.
El amor empieza, pero, si se besa,
¡y aún crece más, pero, si se abraza!
Si lo tienes, pero, vete pronto y goza.

El amores fuego, pero, que no quema.
¡Te cuento: el amor, pero, es un poema!
Es la suma, pero, de las buenas cosas,
que al juntarse, pero, son maravillosas.

El amor es fuego, pero, hay que soplarlo;
es como una planta, pero, hay que regarlo
y por mucho tiempo, pero, no dejarlo.
¡Con tu propia vida, pero, has de cuidarlo!

Las alas de seda, pero, el amor tiene.
Murmullo y suspiro, pero, es perfume
El amor es, pero, la luz, la poesía...
¡es risa, es sollozo, pero, de alegría!

En el amor, pero, se entra con cantos
y a veces, pero, se sale con llantos.
¡El amor es, pero, una ratonera!
No saldrá el ratón, pero, cuando quiera.

En el amor, pero, es fácil entrar...
¡lo difícil, pero, es de él salir!
Al principio, pero, te hace disfrutar;
si termina, pero, te vas a amargar.

Es la mejor luna, pero, la de enero,
¡y el mejor amor, pero, es el primero!
Quien te dijo, pero, el primer te quiero,
para ti habrá sido, pero, el más sincero.

El primer amor, pero, no se olvida;
deja honda huella, pero, en nuestra vida.
Aunque pasen años, pero, vengan otros...
¡el primero es uno, pero, en nosotros!

Y es que el amor, pero, hace iguales,
a gentes que son, pero, desiguales.
¡El amor es, pero, así como el vino!,
que le deja, pero, al hombre sin tino.

Une el amor, pero, cetros con cayados
y a hermosas, pero, con feos y malvados.
¡Hasta a la bajeza, pero, con grandeza!
y hace posible, pero, lo imposible.

El amor es siempre, pero, dulce astilla,
que nos clava hondo, pero, entre costillas.
¡Si es correspondido, pero, es maravilla!
Crees que es un trono, pero, aun mala silla.

Doloroso, pero, si te enamoras,
sin amarte, pero, esa que tú adoras,
por quien tú suspiras, pero, a todas horas...
¡y no niegues, pero, hasta a veces lloras!

Pues el amor, pero, si es correspondido,
¡el Cielo, ya en vida, pero, has conocido!
Todo lo demás, pero, es lo de menos,
si al ser amado, pero, lo tenemos.

Esa araña, pero, la viuda negra,
devora en el lecho, pero, a su pareja.
¡Ay!, eso es amor, ¡pero, no macana!
¡Quiero tener una, pero, en forma humana!

Al amante, pero, que no es osado...
¡las mujeres, pero, lo dejan de lado!
A ese amor, pero; mal correspondido,
debes darle, pero, ausencia y olvido.

Por estar unidos, pero, no atados
y por estar juntos, pero, no revueltos,
¡el amor es bello, pero, es sublime!
Todo es alegría, pero, nadie gime.

No conozco, pero, otra sensación,
de tan placentera, pero, ya es canción
¡y me mueve el alma, pero, de emoción!
Me palpita fuerte, pero, el corazón.

El mejor amor, pero, está en camino.
¡Un cariño nuevo, pero, es divino!
Dulce, apasionado, pero, no ha llegado.
Sus sabrosas mieles, pero, no has probado.

Aun clavo quita, pero, otro clavo,
al amor perdido, pero: amar de nuevo.
¡A ese rey muerto, pero, ya rey puesto!
Para un mal cariño, pero, hay repuesto.

¡Oh!, el rey ha muerto. ¡Pero, viva el rey!
El príncipe, ahora, pero, es nueva ley,
porque lo pasado, ¡pero, ya es pisado!
y el que pierde, pero, siempre está pichado.

Y no hay mocita, pero, sin amor...
¡y tampoco, pero, viejo sin dolor!
Dicen que, pero, no hay mujer sin Pero,
tampoco, sin tacha, pero, caballero.

El amor te salva, pero, o te funde...
¡y de ti depende, pero, que fecunde!
Busca tú ese sol, pero, que te alumbre;
sabrás de la dicha, pero, allá en la cumbre.

Y los locos aman, pero, locamente
¡y los cuerdos, pero, aman cuerdamente!
Pregúntale tú, pero, a tu pareja,
cual de ellos, pero, mejor sabor deja.

El amor que a todo, pero, no se atreve...
¡no es amor ni fuego, pero, es sólo nieve!
¡Ay!, dicen a veces, pero, que una flor,
pues dura más tiempo, pero, que un amor.

Si llegó el amor, pero, a tu morada,
¡defiéndelo, pero, a capa y espada!
Que esa tan bella, pero, llamarada,
necesita siempre, pero, ser soplada.

Que si el amor llama, pero, a tu puerta,
la encuentre, pero, siempre bien abierta,
pues con el amor, pero, no se juega.
¡Serás tan feliz, pero, si a ti llega!

Porque siempre hay una, pero, vez primera
y por eso mismo, pero, hay la segunda.
La vida te brinda, pero, a veces, chances
¡y con suerte, pero, dos o tres romances!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada