Recomendados

martes, 6 de abril de 2010

MONCHO AZUAGA - PROIBIDO EN LA PLASA LO NIÑOS Y LO PERRO / Fuente: GOOGLE GRUPOS GUARANI ÑE’Ê, Original: www.arandurape.edu.py


PROIBIDO EN LA PLASA LO NIÑOS Y LO PERRO
OBRA TEATRAL de
MONCHO AZUAGA
(Enlace a datos biográficos y obras
En la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
.
Esta obra del dramaturgo paraguayo Moncho Azuaga es presentada para leerla, sentirla y desde luego para trabajarla y representarla.
Fue estrenada en1988 en el atrio de la Catedral de Asunción luego, denegado el permiso para seguir representándola en ese espacio público, buscó refugio en el Hall de la Universidad Católica, también se presentó en festivales de teatro de Londrinas de Brasil, Festival de Teatro de Calle, Buenos Aires, Argentina.
“El teatro del pueblo es variado, múltiple, sorprendente. Sencillamente yo gusto de esas expresiones insólitas que se hallan en cualquier lugar, reclamando lo que le pertenece, explorando lo que es suyo, exhibiendo lo propio, estableciendo sus íntimos
cánones, revisando sus límites y asaltando los extremos, aún desconocidos. La cotidianidad tediosa y cruel, reclama la multiplicación del imaginario.”
Moncho Azuaga

Desde cualquier lugar viene Don Fulgencio, con sus globos cornetas, bombos y platillos. Payaso triste, delicado y amoroso, nos regala la sonrisa más hermosa, franca y tierna, coloca una mariposa kyrey sobre el hombro de la gente. Convoca a la comunidad y les quita el color gris de los trajes. Les dibuja la sonrisa, les plancha el ceño a los adultos. Y cuando la gente ha pintado con un color diferente el rostro del día y ya está reunida alrededor de su alegría, contrapunteando su fanfarria, Don Fulgencio descubre la magia del silencio y canta:

En el corazón del mundo
Duerme un sol pequeñito (Bis)
Mira, mira que despierta (Bis)
Es luz de amor en la tierra.
En el corazón del mundo
Sueña un sol pequeñito
Sueña un sueño distinto (Bis)
Donde la vida es más bella.
En el corazón del mundo
Grita un sol pequeñito
Grita y te llama
Grita y reclama
Tu mano solidaria.
Ay, en el corazón del mundo
Llora un sol pequeñito
Está solo y tiene miedo
Ay, qué noche más negra
La noche de la guerra.
En el corazón del mundo
llora un sol pequeñito
no tiene casa.
No tiene a nadie
que le llega el hambre
ay, lágrimas sola (bis)
durmiendo en los zaguanes (bis)
Pero, en el corazón del mundo
juega un sol pequeñito
juega y se levanta
llora, grita y canta
Sol de nuestros días,
Luz de mi alegría
sueña, en el corazón del mundo
mi niño,
y ríe esperanza.
Llora un sol pequeñito
Está solo y tiene miedo
Ay, qué noche más negra
La noche de la guerra.

Don Fulgencio ríe, goza, con su fanfarria
Don Fulgencio: Les gustó ¡Bien, ahora juguemos. Vengan, niños, vamos a jugar! (chifla) Niños, vengan, pejupy lo mita ha ñaha tuka’e kañy. Veni, pue chera’a, vamos a jugar. Dale pa, peju pue, ani peñembotavy, dale, dale....(ríe)… (se sobresalta con el silencio… No hay niños ?... este es un pueblo sin niños? No hay uno que (se hace el perrito) que mueva la cola, husmee, corra y ladre? Ehhh ¡parece que esta gente no conoce a ningún niño! (A un grupo de niños que probablemente estará asistiendo a la función, o sencillamente a los espectadores).
Un niño es... (se convierte e un sapo y salta y croac) Croac... Croac... Croac... Tampoco esta gente conoce a ningún niño... (triste)... Y yo que tenía tantas ganas de jugar!! (suspira) el niño es un pajarillo amarillo que vuela por el mundo ( se hace el pajarón ) el niño es un amarillo pajarillo, niño amarillo mundo pajarillo... (desilusionado) así no da gusto.... No es posible que no conozcan a un niño... Ah!! Ahora sí. ‘¡Ya sé! ¡Ustedes habrán escuhado una y mil veces esta frase: EL NIÑO es el HOMBRE DEL FUTURO!!! Esta niña es el futuro, ja ¡Sencillamente le llamamos al futuro y ya está! ¡futuroooooo! (escucha el eco)
Eco: durooo, durooo.
Don Fulgencio: (vuelve a llamar)... Futuro...
Eco: durooooo, durooooo.
Don Fulgencio: No hay caso, sin los niños ahora, el futuro estará duroooo. Lo escucharon? Futuro duro sin niños ahora. Y la esperanza? Los niños son la esperanza de la Patria!! Le llamamos a la Patria, le preguntamos por su esperanza y así tendremos a los niños. Vamos a gritarle a la Patria... Vamos... Patriaaaaaa, Patriaaaaaa dónde está tu esperanza, Patriaaaa, dónde está tu esperanza...
Coro: Esperanza, esperanza
El que espera se cansa
Esperanza, esperanza
El que espera se cansaaaaa!! (Risa, risas)
Don Fulgencio: Pero esto no puede ser cierto. Un pueblo sin niños. Dónde están todos. Verdad que aquí hay niños (a la platea). Verdad. Pues entonces que vengan a jugar aquí conmigo y si no saben dónde están me quejo al Presidente. Esperen voy a exigirle al Presidente!!
(Aparece el Presidente, un viejo decrépito, huraño y narigón)
Presidente: Pero qué tanto ruido, que es este bochinche. No se pude dormir, caramba. Ya prohibí los ruidos callejeros. Qué quiere Ud. Qué arma tanta bulla!!
Don Fulgencio: Señor Presidente, yo vengo a preguntarle dónde están los niños de este pueblo! Quiero jugar y no hay nadie, sólo panzones, bigotudos y feos!!
Presidente: ¿Y no sabe a caso qué hora es?
Don Fulgencio: No (pregunta la hora a los espectadores) ¿Qué hora es?
Señor Presidente: Es la hora de los mayores. Los niños prisioneros! Ehhh, digo los niños molestan a los que trabajan, a los que duermen, a los que estudian, a los que juegan; los niños en este pueblo tienen su hora y deben cumplirlo estrictamente. Todo está debidamente observado para que los perros y los niños no molesten a las personas mayores. A propósito: Ministroooo, Ministroooo, controle a Kicho y a los niños si están en su cucha, cucha Kicho, Cucha niño vamos, cucha cucha.
Don Fulgencio: (Tomando su bombo y su platillo, revienta un bombazo) Protesto!!
Señor Presidente: (asustado) Ayyy! No me haga ruidos, estoy cansado de protestas, que un buen día quito los tanques y... (Un platillon de Don Fulgencio nuevamente) ayyyy, bueno, bueno está bien... no haga más ruidos...
Don Fulgencio: Los niños tienen derechos.
Señor Presidentes: Derechos, ja, ja, ja (se burla), a la cucha le voy a madar a Ud. Cucha Kicho, cucha. Ya. Para que vea, democráticamente, como están derechos los niños, ya está por llegar la hora de los perros, insectos, poetas y niños. (Suena una sirena) Ay, se acabó la tranquilidad, se acabó la paaaaazzz!!!!
Niños perros: (Aparecen serios, tristes, perros-niños y niños-perros conducidos por sus viejos guardianes. También llegan el poeta y el pintor)
Señor Presidente: Muy bien (para sí) de aquí me tienen (ademán de hartazgo), se acabó la paz!!!
Bueno, para que vea Ud que los niños de este pueblo son derechos y humanos aquí están. Vea lo educados que son. Kichos, digo, cachos ay, cuchos, ay, digo, niños de cucha saluden al señor!!
Coro: (marcial) Buenos días señor. Cómo está Ud. Nosotros bien y su familia cómo anda. Muchas gracias, tome asiento. Gracias no como dulces, gracias por la soda. Muy lindo día. Saludos. Dos por dos cuatro, tres por tres nueve, cinco por cinco cuarenta. Qué linda poesía. Viva el señor presidente!
Señor Presidente: (complacido) Silencio ¡poeta! Recite a los kichos. Digo, cucha a los niños, ayyy, recite su poesía, carambolas.
Poeta: En mi gobierno los niños son amores,
De la Partía la esperanza
Y en la plaza no se cansan
Jugando a los tam...bores.
Coro: mbores, mbores,mbores.
Señor Presidente: Pintor, pinte a los kichos, y ríanse, ríanse!
Pintor: Pinta un cuadro de muñecos sonriente, bebés de vidrieras, paradójicamente pude mostrar retratos, fotos de niños famélicos, niños de los basurales con sonrisas falsas). Los kichos en sus kuchas!
Coro: Nos reímos y nos reímos, nos reímos!! (Todos)
Señor Presidente: (Ordena marcialmente) Kicho!! Jueguen con kicho.
Un padre: (apareciendo, Copetudo y oligarca) Por favor, señor Presidente, mi Kicho no puede jugar con ese pelafustán. Mi kucha es muy grande y somos distinguidos. Los Kichos no son iguales.
(Tras la escena los niños tratan de jugar, pero no logran comunicarse)
Una señora: (de alta luna) Uyyyyy!, esta democracia pretende emparentarnos hsta con los coreanos. Miere que mi Kicho no le saluida a esos extranjerosmasl agüero, hediondos.
Otra señora: (muy estrellada) A y y y! Qué cacho de kicho que tiene!! Y cuántos años tiene?
(El niño señala cuatro con los dedos) Cuatro?
Una señora: No, Cuarenta.
Otra señora: Pero si aparenta menos!!

Señora: Dígame a que Kucha va su cacho?
Padre: La Kucha Diferente! La Kucha Distinguida! La Super kucha para los SuperKichos! Inglés internet, café express, striper y todo. Superkuchas para superkichos!! (Entra un niño con mocos, descalzo).
Pintor: Ay, ay, Señor Presidente allí apareció un kicho de la calle!! Está descalzo y le chorrean los mocos!
Señor Presidente: Guardián, Guardián!! No permita que esos mocos arruinen la fiesta.
Guardián! Reparta globos a esos kichos!
Guardián! Allá lora un kicho, llévele a la kucha!
Átele al tavyron aquel, hágale callar a ese kicho!!
De pronto los niños pelean como perros!! Las señoras escandalizan!!
Coro de señoras: Esto pasa porque mi ñoño se mezcla con un kicho!
Su kicho!
Oh, síí , yes, yes.
(Tono de N. York, N. York)
Mi Kicou es pesonau
Qué niño más Kicho
No es un Dicho Vulgar,
Vulgar,
Mi Kucha es muy grande
Somos distinguidos
No es vulgar, vulgar
(Suena una sirena. Se acabó el recreo).
Señor Presidente: Ay qué suerte. Se acabó el recreo.
Vuelvan los kichos en sus Kuchas. Todos vuelven a sonreír. Pintor su cartel – por favor
NIÑOS Y KICHOS A SUS CUCHAS!! (Colocarse en las kuchas)
VIVA EL FUTURO DE LOS CHICHOS
(Pintor descubre su cartel)
Don Fulgencio: (se pregunta, meditando) Qué es un niño?
(Aparece un Intendente)
Intendente: Don Fulgencio, qué hace aquí?
Don Fulgencio: Busco niños para jugar, señor Intendente!!
Intendente: (asustado) Ud. No es comunista, por si acaso?
Don Fulgencio: No, por qué?
Intendente: No, preguntaba, porque están los que quieren comerse a los niños.
Don Fulgencio: Y Ud. No, señor Intendente?
Intendente: No (riendo muy político) yo los uso de adorno en mis campañas
electorales. Mire este retrato. (Quita un afiche con un niño en su brazo) Los
niños son útiles. Mire este otro afiche! (Un niño – flor: Vote por el señor Intendente!)
Y en mis negocios son divinos para las propagandas.
Vea este anuncio, LOS NIÑOS NO TOMAN WHISKY PERO LO GUARDAN PARA
EL FUTURO!

(Un niño con una botella de Whisky). LOS HOMBRES DEL MAÑANA SERÁN
DEL WHISKY OLD WHITE.
Oh, perdón, es hora de mi niño envuelto. (Se va)
Don Fulgencio: (decepcionado) Volvió a hablar con los padres, porque los padres, se supone, que saben de los niños, verdad? Aquí está uno. (Encuentra a un hombre leyendo el diario) Perdón señor padre. Ud. Me puede hablar de su hijo, de su niño?
Padre: (orgulloso) Ah, sí mi hijo igualito a mí. Mire tiene mis mismos ojos, mi misma nariz, la forma (señalando la entrada de la frente) aquí igualito, y cómo pega, ya le sangro la nariz a tres Mitã'i. A uno, catu, casi le arranco los ojos, porque yo le digo que se tiene que defender en la vida, y le enseño a pelear: aquí está mire le regalé para su cuchillo (quita un cuchillo grande de caza) Le educo para triunfar en la vida. Con este cuchillo y este nuchaku, y apenas cumpla años le voy a llevar a una academia de carate. (se lanza en una patada voladora) AHHHHHHH!!!!!!(Se cae, se compone la corbata, la camisa y vuelve a tomar su diario)
Don Fulgencio: y el señor a qué se dedica?
Padre: yo soy educador, usted?
Don Fulgencio: y si hablo con los niños? Dónde están los niños? (Advierte en un lateral una señora con su hijo: Manolito, con un libro sobre la cabeza para mantenerse erguido)
Señora: (madre sargenta) sentarse, pararse, sentarse, pararse, los diente, saludar, estudiar, estudiar para ser lo que yo siempre soñé que fuera FISCAL GENERAL DEL ESTADO...Pero deje pues esa mariposa caramba digo,la mariposa no le va a dar de comer, sin embargo, la abogacía síííííí...vas a tener muchísima plata, te vas a poder comprar lo que vos querés, esos autos largos, vas a tener mansiones, y las mujeres a la pucha, las mujeres se van a tirar a tus pies así vas a agarrar las mujeres, se te van a tirar a tus pies, pero para eso tenés que tener mucha plata!, mucha plata! Pero verdad que aunque tengas muchas novias, siempre le vas a querer a tu mamá! No quiero luego que le mires a ninguna mujer, solamente a su mamá, verdad mi príncipe! Así te voy a cuidar siempre para que seas un triunfador. La plata vas a tener hasta el techo y nada de andar compadeciendo a tus amiguitos; no, cada uno con cada cual. Si el de al lado tiene frío, que se tape, que le pida a su mamá, que procure, pero nada de prestarle nada. Tus cosas son para vos y para nadie más. Yo te compro a vos, mi hijo y si los demás no tienen que se jodan! Entendés, mi Ingeniero. A ver, vamos a prepararnos porque el futuro es tuyo. Serás un triunfador! Sentarse, pararse, ponerse el moñito, contar la plata, guardar la plata, atarse el cordón, sacarle la lengua al vecino, meter la lengua,...No meterse con nadie, usted solito hace los deberes, primer alumno debe ser, primer alumno debe ser! Un, dos, un, dos...
Don Fulgencio: Señora.... puedo hablar con su hijo...?
Señora: No, señor, Él no habla con desconocidos! Apártese, él es el futuro se está preparando para el futuro, para el mañana. Es la esperanza de la patria. Acaso no le escuchó al sr. Presidente?
Un dos, un, un, dos, un, dos! Tire esas mariposas y lávese las manos, rápido, rápido, un, dos, un, dos...
Don Fulgencio: los niños de este pueblo no pueden hablar, verdad? Sin embargo qué lindo hubiese sido jugar rayuela, acusado, ñati’u, toca la línea por él, tambo, acusado, lembu, acusado, eñembotavy hína, salí katu de allí, salí katu nde trampero, acusado, a la puta que son trampero...
Señora de peinado alto: Pero quién es ése grosero, maleducado, lengua sucia. Tiene que ser hijo de la vendedora de yuyos, guaso como ella. A la pinta, no soporto que quieran igualarnos en el barrio, ahí tenés la prueba. Y después me dicen que los niños son iguales. Mirale a mi tesorito sentado, allí, sin crear problemas, no habla casi, y todo el día está sentado. Es de obediente. No sé que va a pasar si sale a jugar con esos vagos del barrio, Ayy, le voy a decir a mi esposo que este barrio nos cae chico, che, permiso; voy a llamar a la policía para que venga a apresar a estos aprendices de patoteros.
Don Fulgencio: pero que vieja plagueona; (aparte) ekiriri ne guaigui, bruja (ríe) (al público) se acuerdan ustedes. De la bruja del barrio, esa que siempre nos sacaba la pelota si se iba a su patio y ya no nos devolvía?. Y decía (imitando a la vieja) ambokapúta pende pelota, Mitã'i zafado (ríe) se acuerda ud. Sr.? (a un espectador) que decíamos: LOS NIÑOS TENEMOS DERECHOS A JUGAR PARTIDO EN LA CALLE, PORQUE LA CALLE NO ES DE NADIE Y ES DE TODOS! Los
niños tenemos derecho a jugar! Recuerda! Venga, ya que no hay niños en este pueblo, vamos a jugar con los niños, rayaba el piso con un ladrillo y... (De ser posible los adultos jugaran como niños, van apareciendo los niños).
Música en off: en el corazón del mundo
duerme un sol pequeñito (bis)
mira, mira que despierta
mira, mira que despierta
es luz de amor en la tierra.
Niño 1: vamos a jugar tuka’e kañy che ra’a.
Niño 2: ea, ea, vos ko querés jugar escondido para besarle a Jacinta nomás, ea, ea, ea...
Niño 1: te voy a pegar hína che ra’a, te voy a pegarhína
Coro: tiene novia, tiene novia.
Don Fulgencio: un, dos, tres, cuatro, cinco, seis (los demás se esconden entre el público).
Niño: listo!
Don Fulgencio: el primer acusado se queda, toca la línea por él, no hay perdón ni para el burro de la calleeee!!
Acusado guaigui rova, acusado guaigui rova está detrás del pelado, tipo kure vosa! Toca la línea por él, tambo!
Salí nomás, che ra’a, no sea trampero.
(Aparece un policía)
Policía: A ver lo Mitã'i, cuento hasta tres y ya se van todos a sus casas.
Mitã'i callejero vago, siga ke a su casa, sino le voy a pelar la cabeza! Se quejan todos los vecinos; sigan pues!!
Mitã'i: nderakóre, che ra’a, opa la juego, jadispará, jadispara cháke ou Policía.
Mitã'i: nde! Y por qué pio vamo a corrernos si nosotros jugamos nomás.
Mitã'i 1: pero no quieren los vecinos que juguemos pue! Te va a llevar a limpiar el baño de la comisaría, vamo a pelá mante y te hacen trabajar, che ra’a, y despué tu mamá te pega otra vez jadispara!!
Mitã'i: no se puede jugar en el barrio che ra’a.
Señora de Lechuga marchita: muy bien sargento, muy bien. Me descomponen todo mi vereda con su bicicleta y su trompo. Se pasan gritando y una no puede descansar. Yo no sé cómo estas vecinas lo único que hacen es traen hijos al mundo para tenerlos por la calle; por qué no se van a la plaza, para eso está la plaza.

Mitã'i: (entre el público, imitando el caminar y la voz aflautada de la vieja) para eso está la plaza! En la plaza la vez pasada salió una víbora, así de grande, de tanto yuyal que hay y uno se van a la plaza y te salen esos muchachotes y te hacen rajar, (porque dicen que no pueden estar con su chika’i) nosotros mirampospue cuando se besan y le hace tocar su... ma’era.
(Aparece un muchacho y le toma de la oreja y le lleva al niño)
Muchacho: siga pue Mitã'i a su casa. Esto no es lugar para venir a molestar Mitã'i: Y en nuestra casa la vieja protesta, porque el viejo protesta y nos reta.
(Unos sres juegan al truco y beben en un típico juego de truco)
Sr. padre juega truco: pero deciles a esos Mitã'i que están gritando que se vayan a jugar a la calle, que están gritando y uno no puede ni conversar, che, Ofelia, atendeeele pue a tu hijo akã hatã y decile que se vya a chutar la pelota a la calle, y que no lo pise que camión ahí, porque se accidenta y va a ver.. Sra. madre lava- plancha: ayy, che diiio, no sé por qué terminó esa escuela ¡! Allí por lo menos se descansaba de él, Ay Mitã'i, ka’i ra’y, andá mira televisión, o dejate de inchar o le llamo a los soldados que te lleven al Chaco, entendiste pendejo de porquería, y no me pongas nerviosa porque te voy a tirar con esta pava caliente; vaya a ver televisión que su papá está jugando truco y no se puede concentrar anga, Mitã'i zafado!
Mitã'i: y entonces prenderemos el televisor, prenderemos el televisor (se van jugando más niños) prenderemos el televisor, prenderemos el televisor...
Voz del locutor: muerte, robo, violación y sacrilegio, en un programa para toda la familia. Asista a las terribles escenas de muertos que resucitan, vampiros que asesinan a jovencitas! Niños aterrorizados por los monstruos del espacio. “los sanguinarios hijos de la gran Pu...erta Mágica’’ hoy a las 19:30 hs.
Pero antes la telenovela de la tardecita: “Madre no me abortes’’ (las escenas que los niños presentan son violentas, grotescas -erótico- ridículas que debe aludir a situaciones del momento social).
Don Fulgencio: protestó, basta! Rompamos esos televisores, tirémosle hondita, quememos estos programas en el basural público! Pero hasta cuando vamos a seguir así, hasta cuando van a jugar con nosotros. (Llora, llora). Si el corazoncito de nuestros niños es como un pimpollito que debemos cuidar Si sus inteligencias son como una delicada gotitas de rocío que se nos posa en la piel Pero si nosotros mismo les estamos destruyendo, si en vez de amor le estamos lanzando al alma las semillas del odio (el televisor vuelve a funcionar).
Voz de tv: destruyamos la ciudad, robot maldito!
Descabeza a los robots azules y prende fuego a sus hijo!
Maten, fuego, maten, destruyan, reality, mortal combate!
(Don Fulgencio se levanta curioso y le hace callar de un puntapié al televisar. Y luego, se sienta en un rincón triste, muy triste. Los niños se le van acercando)
Niño 1: pero Don Fulgencio, no se ponga así. Lo que pasa es que con los padres no se puede.
Niño 2: son un dolor de cabeza.
Niño 3: son incorregibles!
Niño 2: (a un padre espectador) Ud. Padre de familia venga aquí.
A ver sus manos, mire un poco, toda sucia, y su conciencia, asquerosito, y su pensamiento, che dios!
Y Ud. Se cree adulto responsable, mayor de edad, ciudadano responsable, con esas ideas!
Niño 3: miren, de ese sr., se le cayó este pensamiento!

Niño 2: Qué dice? A ver? (lee el pensamiento todos)
Niño 3: que mal olor tiene!
Niño 2: es pura caca!
Niño 1: shiiiiiiiss mirá un poco este padre ¡! Igualito al papá de Jacinto!
(Un niño imita a un adulto).
Padre: Mitã'i de porquería en vez de molestarnos y jodernos la vida. Indio de mierda, me vas a respetar porque el que manda aquí soy yo, el hombre de la casa, tu papá, esos negritos del barrio para que aprendas a respetar a tus padres y ya te encajo un bife por la cara y tres patadas por el culo para que dejes de jodernos la vida
Niños: (ríen, divertidos) Igualito, igualito, che ra’a!
Niño 3: ( imita a otro adulto) y mira un poco este: “hijito querido, yo soy tu modelo, como yo tenés que ser; así le pego a tu mamá porque vengo tarde y protesta, se plaguea, y así le mandás a fregar ropas, por que ella no es nada aquí y mi hijo del corazón, heredero mío, machito, así tenés que tratarle a las mujeres, pero tu vieja es tu vieja, sagrada será para vos pero para mí es mi esposa y le rompo a patadas!
Niño 1: este grandulón es como todos! Son como moldes, calcaditos!
Niño 2: nde ¡vamos a jugar a papá y mamá!
Niño 3: dale, dale
Niño 1: yo voy a ser el papá y el la mamá y vos el hijo, dale, dale.
Niño 3: Y vamos a vivir en un basural!
Niño: con moscas, cucarachas y ratas!
Niño 2: y sin papá na, sin papá, dale,dale.
Niño 3: y sin mamá entonces, también.
Niño 4: vamos a vivir en la calle nomás.
Niño 2: No, no yo no quiero jugar así, vamos a jugar bien, con casita, con papá, con mamá, o si no, no da gusto!
Niño 4: No, vamos a jugar a la guerra, a la guerra!
Niño 1: (tirándose al suelo) disparen que vienen los tanques!!
Niño 2: allá con bombas, con bombas la Aviación!
Niño 3: (llorando) mamááá, mamáááááá, mi mamá donde está!
Niño 4: Sí mi comandante, estamos atacando con todas las fuerzas las posiciones enemigas. Vamos a liberar a esa población!
Niño 5: Ataquen los puntos más sensibles!
Niño 6: Ay, mi comandante me equivoqué y tiré un bomba sobre la escuelita.
Niño: la patria exige sacrificio, Sargento!
Niño 3: Mamáááááá, más mamáááááááááááá!
Música: (juegos de Guerra de Alberto Rodas)
Juegos de Guerra, con muerte en la asera
Caras pintadas, odio y ceguera,
Cascos rasgados, balas de cera
Furia en los ojos, alguien ordena,
Maten a estos
Bam, bam, ratatatam
Bam, bam, ratatatam

Juegos de Guerra tras la merienda
Naves anfibias, Us navy rezan
Yo soy el que manda, soldado obedezca
Igual a la tele, quien les enseña
Juegos de guerra
bam, bam, ratatatam
bam, bam, ratatatam
ratatatam!
Don Fulgencio: (En medio del fragor con una bandera de la Cruz Roja, al público) Son dos tambores de petróleo por tres mil niños muertos O es una zona de bananas por este niño destrozado (recoge a uno de los niños heridos en el juego). Me entiende sr. Bombardean la ciudad, y aquella niña entierra sus sueños en los escombros de la guerra. Los amos de la tierra señor son monstruos violentos, y nosotros, mientras jugamos con estas armas de juguetes
Ya nos vamos preparando para morir matando.
(Disparan ráfagas de metrallas)
(Se juntan heridos y claman por auxilio)
Don Fulgencio: (canta)
En el corazón del mundo
En el corazón del mundo
Sueña con un sol pequeñito...
Sueña un mundo distinto
Donde la vida es más bella
(Una niña juega pisa pisuela con el público)
Niña 1: Pisa pisuela color de ciruela.
Via via y este pié (bis)
Pisaa pisuela, color de ciruela
Via via y este pie
Niña: ayyy! Esta no puede jugar pisa pisuela porque no tiene pie.
(Entrando el Presidente)
Sr Presidente: Ehhh! Qué pasa. Quién está gritando fuera de hora Y estos niños qué hacen aquí. No saben que está prohibido.
Don Fulgencio: no son niños señores presidente. Son los adultos, son gente mayor. Como que en este pueblo no encontré a ningún niño, los grandes estamos recordando cuando éramos niños!
Señor Presidente: yo nunca fui niño!
Don Fulgencio: UD. Tampoco, señor Presidente!
Señor Presidente: (dudando) no... Quiero recordar...
Niña: señor Presidente, este niño no tiene pie y no puede jugar pisa pisuela...
Señor Presidente: Quéee! Que no tiene pie, y qué hace aquí a estas horas.
Está prohibido hacer referencia a niños impedidos, que aquí no existen, no existen!!!

Don Fulgencio: Ud. Lo que parece un adulto tavyrón.
Señor Presidente: Cómo? Insolente! Guardias, guardias, arresten a este insolente, y que todos los niños que les falte alguna parte también sean arrestado.
Don Fulgencio: yo también voy a ordenar que todos los niños que les falte alguna parte también sean arrestado.
Don Fulgencio: yo también voy a ordenar que todos los adultos que tengan sin amor su alma sean encerrados.
Señora de luna alta: Señor Presidente: propongo que fundemos una comisión de ayuda a los muñecos rotos y como primera medida coloquemos a todos los muñecos o lastimaditos en un encierro para que no diga que somos fuertes, machos hechos y derechos.
Don Fulgencio: (mientras le lleva la guardia) Ustedes son los que tienen que estar encerrados, son un peligro para niños y niñas.
Una Niña: Pisa pisuela, color de ciruela
Un país en paz y progreso
Un país sin perros que ladren,
Sin niños ni niñas que molesten
Un país adulto, sin sol fuerte,
Con muñequitos de adorno, chichulina mi amor
Niñita de vidriera, felpudito, osito peluche
Fotografía en sociales!
Escenas del Tribunal
Presidente: silencio! Para que vean que aquí no hay justicia y se dejen de gritar como cotorras, ordeno que se le juzgue a Don Fulgencio, y allí vamos a ver si hay o no en nuestro país los niños derechos.
Gardias! Traigan a Don Fulgencio!
Que el Palacio de Justicia se abra!!
(Aparece un servidor)
Servidor: Señor Presidente, necesitamos la propina
Señor Presidente: para qué?
Servidor: para que el tribunal y para llamarle a Doña Justicia
Coro: (cortesano, jueces y auxiliares. Llevando en andas a doña Justa la Rea )
Justicia maravillosa
Vendiendo una y mil cosa
Justicia maravillosa
Pierde el que no puede pagar
Mamá eu quero, mamá eu quero
Mamá yo quiero mamá yo quiero
Mamá yo quiero una justicia
Una justicia, una justicia, una justicia que yo pueda comprar.
Ei José vai Juez pire vai
Ani remonda’i
Ei José vai mba’e vai
Re’u pláta rei rei

Justicia maravillosa
Vestida siempre a la moda
Vestida por cualquier cosa
Pierde el que no puede pagar
Servidor: Y con Uds., Ña Justicia Larrea, Suprema Lex Est. Reina de la Justicia suum cuique tribuere, primer premio 60-90-60, escribe poesías lee Play Boy y estudia corte suprema y confección democrática, (Ña Justa Larrea se coloca como feliz estatua, pero antes habla)
Ña Justa: agradezco a todo el público presente que me ha votado y al señor
Presidente que me haya vandeado. De verdaite que yo estoy muy emocionada y tengo que agradecerle a los señores contrabandistas el estar aquí, pero como es muy pobre y no ve bien, porque tiene una venda aquí sobre su ojoite, y es argel con todos me prefirieron a mí. Después de esto voy a: bailar con el militar más churro, que es el señor Presidente.
Muchas gracias y ya me siento en mi asiento.
(aplauso. Se sientan todos, el juez, el Señor Presidente, etc.)
Señor Juez: Que traigan al infeliz
(Traen a Don Fulgencio)
Coro: Buenos días su Señoría mbatatirurirura!
Señor Juez: Acusado! Póngase de pie! De qué se le acusa?
Don Fulgencio: De buscar niños para jugar, niños de verdad, su SS.
Maestra amaestrada: Permiso, su SS. No es posible que en esta época que en esta época del año los niños jueguen! Hemos cambiado hasta las clases para que puedan trabajar!!
Don Fulgencio: los niños son explotados en los campos de algodón!!
Señor de algodón: No su SS. Que mentira, que subversión.
Los niños no quieren jugar luego ir a la escuela! Ellos quieren vivir entre copos de algodón. Todos peluchines, que paraíso infantil. Su SS. Dígame quién no quiere vivir entre algodones. Yo sí!
Don Fulgencio: dejan la educación para ser mano de obra barata, esclavos de la recolección!! (Mientras canta el coro, se arma escenas de recolección forzada)
Canción: Uy, uuy. Uuy copos de algodón (coro con látigos)
Uyy, copos de algodón,
Miren como juegan los niños al sol
Felices, felices en recolección!!
Voz: Shhi, nde Mitã'i pya’eve emba’apo Mitã'i nde recorei
Coro: Uy, uuy copos de algodón
Voz:( Fuerte) pe mono’ova’era doscientos kilos al día
Ndapehupytyiro ja peikuáama hina, arreador pe nde lómore.
Que Mitã'i nguéra, siga, siga,
Coro: uuyyy, copos de algodón
Trabaja niños trabaja
Suda mi niño, suda
Con gran emición
Que tu trabajo engrandece

A la nación
Copos de algodón
Para la exportación!
Don Fulgencio: Niños de la calle! Mendigos! Sin casas, enfermos, con hambre,
sin juegos!
Coro (se arma el tragamonedas)
Coreanos: No, no señol
No mienta más
Estos niños juegan al tragamonedas en mi bal
Plin, plan, plin, pli
Tlaigan su dinelo
Ponga una moneda
Y no devuelva más!!
Señor don cigarro: Jojojo, jojojo, jojo los niños son un primor
Jojojo,jojojo,jojo, yo los uso en aerosol!!
Los alzo, los huelo, los ato, los visto, los engordo y me los como de un atracón!Jojojo, jojo, los niños son un primor, lo vendo al por mayor!!!
Don Fulgencio: su SS. Exijo un abogado que defienda a nuestros niños, donde
hay niños?
Abogado1: Yo les envío a Europa!
Abogado 2: Yo a las niñas a Estambul!
Abogado 3: Mi quiere un niña azul!!!
Abogado 1: niños a Nueva York!
Coro: niños y niñas del país
De Paraguay a París!
(Ballet)
Niños y niñas del país
Los vendemos en París
O mejor en Nueva York
Yo los compro
Al por mayor!!
Riñoncitos, higaditos
Un niñito corazón
Yo los vendo en pedacitos
O enteritos en adopción
Vengan chicas a parir
Niñas y niños del país
Los vendemos en París
Los vendemos en París!!
Don Fulgencio: señor Juez, están vendiendo nuestros niños al mejor postor!
SS.: bueno... en el extranjero vivirán mejor!!

Señora de copa fina: Sí, señora. Nosotras queremos niños derechos!!
Por eso apoyamos esta campaña para enderezar a estos malcriados! Que se creen, con tantos adelantos que tenemos vamos a tener niños torcidos! No, no y no,
Derechitos, derechitos!
(ahora todos hablan, todos hablan)
Señor del reloj parado: (apabullando a un niño) Como hombre tiene que portarse, como hombre, antes de nosotros ni nos rascábamos la cabeza entre la gente. Nada de pedir nada en la calle. Sin hablar. Nada de escuchar la conversación de los mayores. Respeto, absoluto respeto. Obediencia, o si no, cinto. Sí señor Juez, cinto! Cinto!
Señor del sable herrumbrado: aplaudo su discurso y le felicito Señor del reloj parado. Yo por ej. una vez iba a pedir permiso para ir al baño en la escuela porque sabe, estaba...ejje, y se enteró mi padre y me hizo pelar la cabeza, ni para pedir permiso! Firme! Si falla, delante del santo con piedra bajo de las rodillas!! Firme le dije. Baje la cabeza! Por fallar, 30 sablazos!! Y aquí me tiene, mire como salí. Todo un ciudadano ejemplar y militar pundonoroso, un ejemplo!
Señora de la copa fina: a mí me parece que las mujeres de hoy le falta un catecismo. A las niñas hay que decirles que el varón es el que manda! Él elige!
Mire, yo a mis criaditos, a todos les mando a misa, les hago estudiar! Para modelos, con eso se triunfa, verdad? Soy una santa!
Don Fulgencio: es una madama, tiene pupilas, niñitas
Señora de la copa fina: les rejunto nomás a todas esas mitakuña’i callejera
Don Fulgencio: cría niñitas para los negocios de ...
Maestra: demasiada libertad ya tiene los niños de hoy. Demasiado libertad, disciplina, orden, eso es lo que hace falta, antes no era así, por eso es que hay demasiado ladrones!!
(Música de Bonanza)
Comisario: Yo como comisario de este lugar quiero decirle que a los Mitã'i tenemos que mandarle al cuartel. Hay que hacer el servicio militar obligatorio desde los 6 años, desde los 6 años!!
Doctor: sí señor comisario, como en la antigua Esparta! Como en la Repúlica Platónica los niños del Estado!!
Médico Investigador: Yo quiere hacer experimentos científicos en niños
Yo quiere conejos y niños para cambiar color de ojos, piel morenitos en piel roja y azul. Piel cerro porteño. Yo quiere higadito de niños para otra clínica, yo quiere...
Estanciero: Yo SS. No me meto con niños, no me meto. Yo respeto a los niños, por eso en la estancia utilizo indiecitos, muchos indiecitos, pero nada de niños...
Vacas: muuuuuu,muuu,muuuy bien!!
Señor Juez: Bien, bien. Creo que hemos escuchado a todos!
La cuestión planteada ante esta Suprema Corte es la sigte.: Hay niños derecho en nuestro país?
Don Fulgencio: Señor, PROTESTO! Yo digo que los niños no tienen derechos!
Que no se les respeta! Que le robamos la niñez a nuestros niños!
Pintor: Que obvio, su SS., que obvio! Mire aquí está la prueba de que los niños
son felices en nuestro pueblo!
( muestra un cuadro)
Yo pinté!! La risa del señor Presidente cuando era niño!

Condene a ese viejo farsante! Legendario de mal gusto! Condénelo!!
Señor Juez: muy bien, muy bien, reunidas las pruebas testimonio alegatos, escuchados hasta los últimos pelagatos, esta Suprema Corte se reúne para deliberar.
Señor Presidente: (diciendo a Ña Justicia) cómo me gusta esta justicia, pronta y barata, moderna y democrática! Mire un poco, todo con minifalda. Pueblo que me escucháis: Yo soy un enamorado de la justicia. Por eso mientras esto deliberan yo voy a hacer recostar mi decisión sobre la Justicia. Voy a dejar este mi asunto en sus manos. Permiso ... vamos un rato allá doña Justa.
Doña Justa: Señor Presidente, usted. Es tan simpático, tan influyente, yo no sé por qué la gente habla de la Independencia de los poderes. Si estamos tan bien juntos, no le parece?
Corte deliberante: (al público)
Mitã'i de porquería, te voy a cortar la mano con cuidadito pendejo de decir grosería en casa ajena nde añamemby, recién comiste y ya tenés hambre otra vez Mitã'i bandido.
Eso nomás trajiste de plata, seguro que te dejaste robar otra vez!
Alumno Javier Ud. Se queda sin recreo por, reírse en clase!
Eñatendéna ne membyre Jacinta, o reipota che aiko hapykuéri
Ahora lo que voy a hacerte trizas en cintarazos, pendejo boludo!
Callate, Mitã'i, o sino le voy a llamar al lobo que te lleve!
Macaneás y te va a comer el ogro!
Pórtese como un adulto, mi hijo y no joda la vida a los demás!
Por qué sra. No le lleva de aquí a su niño, parece un indio!Ya sé que está embarazada pero la empresa no acepta niños!
Coro: Mitã'i, anda limpiá la casa, y bañale al perro, y lavá la ropa y corta el pasto del jardín, y trae las cosas del almacén y limpia los cubiertos y dale de comer a los gatos y quita la basura y estudia, después estudia mucho y acordate que mañana tenés que levantarte temprano para ir al mercado y vení pronto para servir el mate!
Propaganda: y antes de tan gran decisión judicial, antes que la majestuosa justicia dicte un fallo me permiten sres. pasajeros un momento de su atención, damas y caballero, respetable presentes, vengo a ofrecerlas la solución a los problemas del niño. ( como la propaganda de moda) al precio de costo, menos que en la propia fábrica, su niño está irritado: aceite para niños “Tiburón”, y eso no es todo, también le regalamos un papel higiénico que es una maravilla, limpia la cola hasta la rodilla, papeles higiénicos “La Lija”, y todavía hay más: si usted tiene una caja de cigarrillos se gana un pulmón plástico importado, especial para niños en edad de fumar y si envía su cupón con su niño se gana también un peine, una peineta, una hebilla y 500 gs, ah pero eso no es todo, si ud. corre como un pobre condenado, con su niño en brazo miserable, infeliz, detrás de nuestro Camionazo de propaganda le regalamos un helado palito, un cucurucho y un vaso de mosto helado, estéén atentooo vuélvase locooooooo!
(Gran fanfarria, todos los personajes multicolores van apareciendo con instrumentos musicales, globos, papel picado, bombas humo; lentamente van rodeando a Don Fulgencio, quien está sentado solo.)
Coro: Qué emoción, qué emoción!
Escuchen por favor,
Presten gran atención
Que ha llegado el momento

El gran momento
De la gran decisión!
Pon, pon!
Señor Juez: Visto que este pobre infeliz, busca a los niños perdidos de su infancia, y dice que no se respetan los derechos, que en este pueblo no existen niños y para desmentir tamaña falsedad esta sociedad responde con tres ej. (y pregunta a un sr. del público) Ud. pundoroso caballero, maltrata a los niños cuando le limpian el vidrio verdad? (a otra sra.) Ud. distinguida dama sintió compasión por los niños. Y la última pregunta (a otro caballero)
Ud. mi respetable varón nunca fue padre irresponsable?
Bien, ante estas respuestas de la comunidad YO JUEZ DE ESTAS CORTES SUPREMAS y ante la efigie de la Diosa Justicia (en un podio juntamente con el Sr. Presidente aparece ña Justa La Rea con una embarazada, muy enamorada del Señor Presidente y de la manito) y ante su excelencia, RESUELVO:
(MUSICA, redoble de tambor...)
QUE EN ESTE PAÍS LOS NIÑOS SON DERECHOS Y QUE TODOS SOMOS FELICES!
Coro: comiendo perdices, comiendo perdices!!
Señor Juez: y vistas las mentiras de aquel sujeto, se le condena a seguir buscando su niño perdido! Se declara un baby shower para doña Justicia!! que también tiene su homenaje a la niñez (los padres felices se acarician la panza.
Aplausos, aplausos, aplausos)
(se escuchan llantos de niños, llantos de niños)
Presidente: silencio, niños de porquería, este es un acontecimiento histórico y no una guardería, carajo.
Ponga orden sr. Juez!
Señor Juez:: SE PROHIBE A LOS NIÑOS LLORAR EN LAS FECHAS PATRIAS! SE PROHIBE GRITAR EN HORAS DE LA SIESTA NIÑOS NO PISARÁN EL PASTO EN LAS PLAZAS SE PROHIBE A LOS NIÑOS Y A LOS PERROS ASISTIR AL TEATRO SE PROHIBE A LOS NIÑOS (lentamente, mientras habla, se va congelando en horribles figuras de prohibición)
SE PROHIBE A LOS NIÑOS HABLAR CUANDO LOS MAYORES HABLAN. NO SE ADMITEN NIÑOS PROHIBIDO, PROHIBIDO, PROHIBIDO HÁKE, HÁKE, CHÁKE, ANÍKE, PROHIBIDO
Todos: Protesto!
Don Fulgencio: (Tristísimo, inicia su canción)
En el corazón del mundo
En el corazón del mundo
Duerme un sol pequeñito.
Mira, mira que despierta
Mira, mira que despierta
Es luz de amor en la tierra!
Fin
.
Gentileza: GOOGLE GRUPOS GUARANI ÑE’Ê

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada