Recomendados

lunes, 28 de junio de 2010

ROQUE VALLEJOS - ANTOLOGÍA POÉTICA / INTROITO de HUGO RODRÍGUEZ-ALCALÁ - Nota de AUGUSTO ROA BASTOS - GERARDO FOGEL


ANTOLOGÍA POÉTICA
Poesías de ROQUE VALLEJOS
(Enlace a datos biográficos y obras
En la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
La Gran Enciclopedia de la Cultura Paraguaya
INTROITO de HUGO RODRÍGUEZ-ALCALÁ
Nota de AUGUSTO ROA BASTOS
Diseño de tapa: MARIO CASARTELLI
Editorial El Lector,
El Lector I: 25 de Mayo y Antequera.
Tel. 491 966
El Lector II: San Martín c/ Austria.
Tel. 610 639 - 614 258/9
www.ellector.com.py
Asunción-Paraguay, 2000 (pp. 173)
.
La presente antología poética recoge la mayor parte de la producción lírica de Roque Vallejos (1943) iniciaba cuando apenas frisaba los 17 años. Ya en esa época Alberto Zum Felde patriarca de la crítica latinoamericana le decía: “empieza Usted donde otros llegan con la madurez”. Carlos Mastronardi, por esa época, decía en el diario “El Mundo” de Buenos Aires: “Roque Vallejos se mantiene en un nivel verbal donde no se advierten caídas, ni expresiones de dudoso gusto”, Juana de Ibarbounou le vaticinó que “daría en el puño apretado del triunfo”. Y Augusto Roa Bastos describió del siguiente modo su poesía: “Una poesía agonística, vivencialmente trágica, saturada del sabor y del temblor de este tiempo de encrucijada. Una poesía, no obstante, de purificación y transfiguración, que es la virtud más alta de lo trágico”. Sobre sus últimos poemas Josefina Plá advirtió que Vallejos “llegaba a su octava más alta en la expresión de la desolación”
.
INTROITO
DE HUGO RODRIGUEZ-ALCALA

** La poesía de Roque Vallejos es la de un "raro" en el sentido rubén dariano por su singularidad en las letras paraguayas. A los diecisiete años publica él su primer poemario. Con asombro lo juzgan reputados críticos dentro y fuera del Paraguay. Nadie como Roque Vallejos, a tan temprana edad, exhibe madurez tan precoz. Su poesía adolescente expresa extremada desolación, honda agonía espiritual, desgarrador sentimiento trágico. Se ha señalado que en sólo dos poetas contemporáneos, no coetáneos, se han dado casos semejantes aunque nada más que semejantes, de congoja existencial; a saber, Hérib Campos Cervera y Josefina Plá. Carlos Mastronardi, como otros elogia la calidad de la dicción literaria que desde muy temprana edad emplea el poeta. "Roque Vallejos -afirma- se mantiene en un nivel verbal donde no se advierten caídas ni expresiones de dudoso gusto. En este sentido su habilidad selectiva es ejemplar".
** Hace casi medio siglo que quien traza hoy estas líneas dijo acerca de la poesía de Hérib Campos Cervera: "se insiste en ésta sobre los elementos a que se reducen los seres y las cosas tras la destrucción y la muerte; la cal, la sal, la ceniza. Los poemas cerverianos parecen concebidos en momentos de lúgubre melancolía, de dolorosa desolación... Y es que el poeta ya anticipa en sus huesos, ya siente en ellos la sequedad de la cal pulverizada; en su carne ya presiente la aridez de la ceniza, y en su espíritu lleva, a toda hora, la sombra de la muerte".
** Pero Campos Cervera ejerce dos clases de poesía, la de la projimidad, como él la llama, y la del grito. Roque Vallejos escribe una sola clase de poesía, sin jamás, incurrir en monotonía; una poesía no fácil de definir en términos de "escuela" aunque uniforme en el desarrollo de múltiples temas.
** Campos Cervera canta al Sembrador, al Hachero, a víctimas de luchas civiles. Vallejos se atiende a la poetización del dolor de vivir, de la soledad, de la muerte, de la nada. Vallejos, gran estudioso de varias disciplinas, lector asiduo de filosofía y, como prosista, cultivador del ensayo, del artículo periodístico, de la crítica literaria, exhibe una gran riqueza de saberes presentados desde diversos puntos de vista. Pero como poeta se limita a la dramatización de lo que un yo angustiado y lúcido capta acerca de su ser, de su vivir y de su desvivir. Y esta dramatización es de índole universal: es ante todo una reflexión de nuestra condición humana.
** Como en Campos Cervera, autor de CENIZA REDIMIDA, hay en Vallejos, poeta de la muerte, mucha ceniza convertida en símbolo; hasta hay una "CENIZA ENAMORADA".
Hela aquí:
.
...y así quedó mi corazón vacío
como una tumba que no tiene dueño
el amor y la muerte se confunden
en un simple puñado de ceniza...
.
(TIEMPO BALDÍO, página 53)
.
** (El último verso de esta estrofa nos recuerda el último verso del famoso soneto barroco:
.
(Polvo serán, más polvo enamorado)
.
** Una pareja desolación hallamos en JOSEFINA PLÁ. Esta gran poetisa y Campos Cervera, son poetas de la muerte. No obstante, Josefina puede a veces abandonar su yo acongojado y exaltar la gloria de otros seres: por ejemplo, los 30.000 muertos de la guerra del Chaco. Estos fantasmas le inspiran el que es acaso su mejor poemario, en que hayamos con sorpresa, algunos pasajes de buen humor de ultratumba, algo insólito en la autora de LA NAVE DEL OLVIDO.
** El yo poético de Vallejos está fijo en realidades, digamos, PERSONALES. Sus temas aparecen a menudo en la literatura del existencialismo, a saber, la soledad, la finitud, el estar abocado a la muerte. Más no debe argüirse que Vallejos profesa una filosofía existencialista, una de ellas. El, sí, es un lírico, al que obseden temas existencialistas, en breves, casi lacónicos poemas.
** Hay en Vallejos un tema muy destacable: el tema de la nada. Josefina Plá en el espléndido prólogo de LOS ARCÁNGELES EBRIOS nos dice: "Es difícil predecir adonde llegará Vallejos en esta creciente avidez de la tierra de nadie de la angustia, en su ambición de "ABANDERADO DE LA NADA".
Según un antiguo apotegma EX NIHILO NIHIL FIT. Como tiempo después se afirmó que Dios creó el universo de la nada, un nuevo aforismo sentenció EX NIHILO FIT ENS CREATUM.
** Según Enrique Bergson la idea de la nada es una pseudo-idea. Para Vallejos, infatigable lector de filosofía de ayer y de hoy, todas las implicaciones de los asertos arriba transcriptos le son familiares. Mas para el poeta Vallejos la nada inspira patéticas estrofas. En un poema precisamente dedicado a Josefina Plá, escribe:
.
...Toda una inmensa noche
nos trepaba los huesos,
llovíamos callados
sobre nosotros mismos,
la nada nos lamía
tibiamente las sienes,
era baldío el tiempo
que nos soplaba adentro.
.
(LOS ARCÁNGELES EBRIOS, página 35)
.
** En TIEMPO BALDÍO (página 44) Vallejos nos dice:
.
Yo conocí fragores
más allá de los sueños
horizontes ocultos
más allá de la luz
yo sentí los mordiscos
de las simas más hondas
las hienas de la nada
se nutrieron de mí...
.
** A Vicente Aleixandre asombra la precocidad del poeta autor de PULSO DE SOMBRA: "!el poeta joven! -exclama- "jovencísimo", añade admirativamente en un superlativo.
** Augusto Roa Bastos expresa igual asombro. Según el autor de HIJO DE HOMBRE, la lírica de Roque Vallejos, "tiene la frescura intuitiva, inaugural de la juventud, junto a la sabiduría y a la profundidad de un espíritu precozmente asido al viejo dolor del mundo".
** Lo que todavía no han destacado los famosos comentadores citados ya y otros muchos no citados, es algo que no se encuentra en los poemas de Roque Vallejos. Y esto es un fino, un regocijado humorismo, un talento en la expresión caricatural, que es como el reverso de su lírica agonística. Y no inferior en logros contrapuestos.
.
NOTA DE AUGUSTO ROA BASTOS
.
Buenos Aires, 28 de febrero de 1962.
.
Muy estimado Roque Vallejos Pérez Garay:
** En mis manos y en mi alma su "PULSO DE SOMBRA" con su poesía hecha verdaderamente a golpes de latidos muy entrañables de vida, destilando transidas esencias. Una poesía agonística, vivencialmente trágica, saturada del sabor y del temblor de este tiempo de encrucijada. Una poesía, no obstante, de purificación y transfiguración, que es la virtud más alta de lo trágico. Una poesía, en fin, que tiene la frescura intuitiva, inaugural, de la juventud, junto a la sabiduría y a la profundidad de un espíritu precozmente asido al viejo dolor del mundo. Me asombra todo esto en usted, tan joven y al mismo tiempo tan maduro, hundido alma adentro en ese pozo de sombras que es nuestro país. Pero también me conforta con la evidencia de que la línea viviente de nuestra poesía, sobre todo de la última, la de Hérib Campos Cervera, Josefina Plá y los más nuevos se continúa y vigoriza con aportes como el suyo proveniente de hondas y sensibles excavaciones. Le hubiera escrito mucho antes, pero una prolongada ausencia en Chile -adonde fui invitado para asistir a un congreso de escritores latinoamericanos- demoró la lectura de su libro y el envío de este cordial y fraternal abrazo con mis congratulaciones y augurios. Alguna anticipación de su poesía tuve a través de la revista "Amistad", dedicada en un número especial a los poetas de nuestra patria, que incluyó su "Sobre la misma...", primer poema suyo que conocía. Antes, nada sabía de usted; de modo que figúrese mi asombro y mi alegría. Me gustaría conocer más cosas suyas y también producciones de otros poetas probablemente de su edad o promoción, como Francisco Pérez-Maricevich, cuyos sonetos también leídos en "Amistad", me impresionaron vivamente. Supongo que son amigos y compañeros. Envíenme sus trabajos, pues aquí siempre hay posibilidades de darlos a conocer y para mí sería un gran gusto servir de intermediario. No conozco "Axil" de Pérez-Maricevich. Si sabe de algún otro valor, hágamelo conocer, pues aquí a veces tenemos la sensación de que nuestros escritores en el Paraguay trabajan para la eternidad en el anonimato.
** Un cordial abrazo abrazo de su Afmo.
.
POESÍA VERTICAL
Para Roque Vallejos:
Porque encontrarse con un poeta es encontrarse con uno mismo.
ROBERTO JUARROZ. Buenos Aires. Noviembre, 1963
ÍNDICE:
INTROITO DE HUGO RODRÍGUEZ-ALCALÁ;
NOTA DE AUGUSTO ROA BASTOS;
POESÍA VERTICAL DE ROBERTO JUARROZ;
DE: PULSO DE SOMBRA (1961)
(A mi tio Livio Pérez Garay y Josefina Plá):
· PRESENTACIÓN POR JOSEFINA PLÁ;
· SE ME ESCAPA …
· SOBRE LA MISMA
· SE PODRIAN
· COMO EL TRONCO VACIO…
· ME IRE EN OTOÑO
· DESOLACIÓN
· JUICIOS SOBRE “PULSO DE SOMBRA” POR ALBERTO ZUM FELDE;
DE: LOS ARCANGELES EBRIOS
· PRESENTACIÓN POR JOSEFINA PLÁ;
· JUICIOS SOBRE LA OBRA POÉTICA DE ROQUE VALLEJOS;
· 1
· 2
· 3 (a Dorita Alfonso Rolón)
· 4
· 5
· 6
· 7 (para Augusto Roa Bastos)
· 8 (para María Luisa Artecona de Thompson)
· 9 (a Carlos Colombino)
· 10
· 11 (a Marta Lynch)
· 12 (a Josefina Plá)
DE: POEMAS DEL APOCALIPSIS:
· JUICIO DE VICENTE ALEIXANDRE (“En sus versos bien se ve que ebriedad no es confusión. Me alegra presenciar su evolución hacia la transparencia”, Madrid, 1964)
· TESTIMONIO (Fragmento)
· POEMA (a Betti Samaniego Leoz)
· POEMA (a Francisco y Ricardo Mardones Restat)
· PARÁBOLA DE LA RESURRECCIÓN (a la llorada memoria de mi tío Livio Pérez Garay)
· POEMA DEL APOCALIPSIS
· POEMA
DE: HENDYRAMO ÑANE RETA:
· LA VICTORIA FINAL (a José Asunción Flores)
· BIOGRAFÍA DE MI PATRIA
· EL CRISTO PERRO
· LOS DOLARES DE JUDAS
DE: LOS LABIOS DEL SILENCIO (1986):
· PRÓLOGO POR JOSEFINA PLÁ
· INTRODUCCIÓN POR JOSÉ-LUIS APPLEYARD
· TESTIMONIO (Fragmento)
· AL SEÑOR QUE NOS JUZGA
· PASIONARIA
· LA LÁGRIMA SIN SOMBRA (a la Sra. Lilli de Von Loppel)
· LOS ALCORES NO MENGUAN (a Saray Encina Iglesias)
· LA PALABRA DE TIERRA
· LOS TRINOS FUGADOS
· LA NIÑA SILENCIADA (ante la muerte de SHAMANTA SMITH, 13 añitos)
· EL HOMBRE DEL SILENCIO
· EL ECO DEL SILENCIO
· EL GERMINAL CALLADO
· LA PAZ DE MARTA LYNCH
· ALFABETO DE MAL
· CONTRA LA “INDUSTRIA DE LA MUERTE”
· SANGRE EN SOMBRA
· EL AIRE SIDERANTE
· EL VERBO QUE NOS HACE
DE: TIEMPO BALDÍO (1988):
· PRESENTACIÓN POR OSCAR FERREIRO
· HECHICERÍA
· EL ABRAZO
· LA SOMBRA NUMINOSA (a Ricardo Mazó)
· EL TIEMPO DESHOJADO
· EL CIELO COMPARTIDO (a mi tía Antonia Pérez Garay)
· LOS ROSTROS DEL SILENCIO (a Claudia Delgado von Lepel)
· LA HISTORIA INNOMINADA (a Graciela Benítez Ruíz)
· EL ANGEL (para Raquel Delgado von Lepel)
DE: “…EBRIOS DE DIOS…” – NOVALIS
· ESCORZO I
· ESCORZO II
· ESCORZO III
· ESCORZO IV
· ESCORZO V
· ESCORZO VI
· ESCORZO VII (a mi amigo Cachito Delgado Puentes)
· ESCORZO VIII (a mi amigo Jorge Delgado Puentes)
· ESCORZO IX
· LA TRANSUBSTANCIOCIÓN
· EL ÚLTIMO POEMA
· EL ACOSO (a Anibal Saucedo Rodas)
· HISTORIA DE LA NADA (al periodista Pedro Justino Macchi)
· EL RAYO RESUCITA
· EL ENIGMA (al poeta José-Luis Appleyard)
· CENIZA ENAMORADA
PARADOJAS:
· DEL I AL XXII
· EPÍLOGO – CREARNOS PARA CREAR POR JOSEFINA PLÁ
DE: EL EJERCICIO DE LA SOLEDAD (1988/1999):
· AMAR ÚNICAMENTE
· EL DESENCUENTRO CON EL TIEMPO
· EL PAN DE CADA DÍA
· LA SOLEDAD ABSOLUTA
· EL ECO DEL SER
· EL EJERCICIO DE LA SOLEDAD (a César A. Garay)
· LO IMPOSIBLE
· EL ANIMAL DEL SER
· MI BACULO PERENNE (a la llorada memoria de mi tía-madre Doña Melina Pérez Garay)
· MORIR NACIENDO
· EL TAHUR DEL TIEMPO (a Mario Casartelli, poeta de noble estrella)
ANEXO:
· POEMA AL PARAGUAY
· POEMA (al poeta René Dávalos)
· EL CUERPO ENCANDECIDO
· POEMA DE LA RESURRECCIÓN DE ABRIL
COMENTARIO DE GERARDO FOGEL

.
POEMA DEL APOCALIPSIS
Yo los he visto resucitar
Y ser la luna,
Y alumbrar con sus ojos
Desde lejos,
Las alas las tenían
Combadas por el viento,
Y la piel más desnuda
Y arriada que nunca.

Sus huesos parecían
Un rosario de fuego,
Como lava filtraba
La sangre de sus venas,
Galopaban inmensos
Caballos amarillos,
El cielo era un circo
De nubes desbocadas.

Las bocas derretidas
Se negaban al beso,
Sin corazón los hombres
Parecían ausentes,
El musgo les servía
De oscura cabellera,
Y emergían serpientes
De sus poros baldíos.

Antorchas apagadas
Derretían la tierra,
La fiebre coagulaba
El agua de los mares,
Animales heráldicos
Trepaban los abismos,
Colgaba de las nubes
El hedor de la carne.

El tiempo era una flor
De pétalos ausentes,
La muerte un fruto ácido
En la llaga del ser,
El infierno soplaba
Con su lengua tridente
Y un tatuaje dejaba
La pezuña de Dios.

La multitud seguía
Su féretro gigante,
Con el luto adherido
Como costra a su piel.
Era una mascarada
Donde los querubines
Sin mirada en los ojos
Vieron morir a Dios.
.
De: Poemas del Apocalipsis
.
AL SEÑOR QUE NOS JUZGA
Perdona Señor a los muertos
que murieron
pero no a los muertos
que viven,
los unos reciben el beso
de la tierra.
Los otros se comen
a sí mismos.
No tengas piedad
de los tiranos
que cortan las lenguas
a sus pueblos.
Ni a los pontífices
del dólar
que no tienen Dios, Patria,
ni bandera,
que derriten los hombres
y los pueblos,
como si fueran
de sebo.
No absuelvas nunca
Señor
a los porcinos que trafican
drogas, niños, blancas
y esclavos
Devuelve herida por herida
espada por espada, lanza por lanza.
Amén.
.
De: Los Labios del Silencio, 1986
.
PASIONARIA
Horizontes de amores
perseguidos
los del abrazo oculto
y el beso clandestino
sin perros que le ladren
ni luciérnagas acaso
que espanten como un rayo
dos sombras confundidas
Porque nunca es amor
Aquel que esconde
la bandera tremante
del corazón henchido
Amor es llovizna de luz
en la mirada
fronda airosa
floresta abanicada
Pues amor es todo
aquello que no acaba
con la vida o la muerte.
Si eternidad es Dios
el amor es 1o mismo:
un cuenco abierto para siempre
aunque rebose.
.
11-VIII-86
De: Los Labios del Silencio, 1986
.
LOS ROSTROS DEL SILENCIO
.
A Claudia Delgado von Lepel
.
Hay rostros que se adoran
en secreto silencio
figuras que extasían
sólo en el alma umbría
confesar es perderlos
como aves en vuelo
profanar la belleza
de sus dioses dormidos.
Mejor que no lo sepan
que quede en el olvido
del que siempre el amor
sólo ceniza vuelve
si son pira por dentro
para qué otros altares
si nos llenan la boca
para qué otra ambrosía.
En el alma acallada
dónde crecen sus flores
se aroman los recuerdos
que habrán de ser perpetuos
el corazón los guarda
en su memoria clara
como lenguas de fuego
en el ardido sueño.
.
As. 19-X-1987

.
LA HISTORIA INNOMINADA
.
a Graciela Benítez Ruíz
.
¿Dónde está la belleza
que le endiosaba el rostro
adónde fue su tiempo
que parecía eterno
su piel que restallaba
como una flor al viento
sus ojos que volaban
más alto que las aves?

¿Dónde está su infinito
que parecía asido
dónde está el sueño puro
que le hilvanara el alma
la vida consumada
en la flor de su vientre
la historia innominada
que hoy ya nadie recuerda?
.
As. 4-X-1987
.
EL DESENCUENTRO CON EL TIEMPO
.
A Oscar Ferreiro, gran poeta.
.
Hace tiempo que lucho con el tiempo
en la vieja porfía de los hombres.
Un bocado de muerte, él, me convida
Un bocado de vida le devuelvo.

Creí en mi juventud que el tiempo fuera
el havi'u del beso de la novia,
los astros que en sus ojos se constelan
como un guiño de Dios en la mirada.

Y ya en otoño pensé que el tiempo era
apenas un hollejo de infinito
que el lagar de la vida va exprimiendo
para embriagar el corazón del hombre.

Qué pienso hoy que el tiempo se termina,
que la sulfúrea eternidad me quema
que ardo como pira sin residuos?
Qué importa al fin, si ya no soy yo mismo!
.
La Asunción, 4-11-1990.

.
EL PAN DE CADA DIA
La soledad es
un pan
duro, un pan
que nadie come, un pan
que siempre sobra,
un pan
que no se vende,
amargo en la boca
del que muerde veneno
en la entraña
del que traga.
El pan de soledad
no se digiere
no engaña al hambre,
ni acaso ayuda
a estambrar el sueño.
Es vacío molido
almidón de silencio
harina del dolor
mendrugo de la muerte
sobre el mantel del alma.
.
As. 6 de setiembre de 1990.
.
POEMA AL PARAGUAY
Yo puedo decir tantas cosas
de mi patria,
sentarme simplemente
y amasar su ceniza,
amarrar a mi carne
su brújula de sombra
y entibiar en mis manos
la miga de sus muertos.
.......... Porque hace tanto tiempo
que vivimos
con este gusto a muerto
en las entrañas
repletas ya las vísceras
de cuervos, y la sangre
navegada
por gusanos.
.......... (Animales lamiendo
su esqueleto. Campos
vacíos. Trapiches
de silencio.
Hombres cansados
de roer
sus huesos.
Raíces con tanto
luto
adentro)
.......... Pero habrán nuevos soles
que vendrán desde abajo
cuando la tierra
abra
de par en par sus poros,
el hombre esgrima entonces
como puñal sus huesos
y la patria sea un sorbo
de sangre entre sus venas.
.
El Siglo
Santiago de Chile – XI-1964
.
LA VICTORIA FINAL
.
A José Asunción Flores porque tiene la luz
y el fuego que los hombres necesitan
para seguir luchando.
Buenos Aires, Febrero de 1972

.
No veis como los muertos
levantan sus pañuelos
no escucháis esas voces
que desclavan sus lenguas
el puñal que florece
al pie de nuestras cruces
como una estrella roja
que nos crece de abajo.

No veis como las madres
se embarazan de nuevo
y sus hijos abonar
con pólvora sus ojos
los hombres ya no nacen
para morir en cama sino
encandecen su cuerpo
como rebelde hoguera.

Compatriota olvidado
perdona mis traiciones
el sudario que sirve
de lápida a tu cuerpo
el sueño que alborea
en mi mente tu imagen
de náufrago emergido
del bajel de la muerte.

Disculpa camarada
mi fusil no dispara
la araña de mi miedo
paraliza mi dedo
mientras cobarde fiebre
me martilla las sienes
y el delirio deflagra
en mis cuencas vacías.

Hermano: yo te entrego
esta palabra ardida
para la limpia lumbre
que refulge en tu pecho
que tu rayo calcine
en ceniza mi nombre
y lo purifique un día
la pavesa del tiempo.
.
De: Hendyramo Ñane Reta
.
LA TRANSUBSTANCIACION
Yo conocí fragores
más allá de los sueños
horizontes ocultos
más allá de la luz
yo sentí los mordiscos
de las simas más hondas
las hienas de la nada
se nutrieron de mí.

Yo llegué más allá
de los mares remotos
más allá del espacio
que percibe la piel
mis latidos burlaron
a la jaula del tiempo
más allá del infierno
encalló mi bajel.

Encontré otros altares
odoré otros inciesos
compartí otros milagros
y me uncí al mismo Dios
y entre ritos cegantes
en un templo arrobado
yo sufrí en propia carne
la transubstanciación.

Cuando Él sintió en su alma
compunción por mi muerte
desenclavó mi cuerpo
colgado de su cruz
me devolvió las horas
que yo creí perdidas
me devolvió la vida
que yo creí morir.
.
As. 23-X-1987
De: "... Ebrios de Dios..."
.
EL EJERCICIO DE LA SOLEDAD
.
A César A. Garay
.
Y ardió mi soledad
como una lámpara
para ahuyentar
las sombras acechantes
como un tigre
de luz
o un sol hambriento
que desgarra la piel de la jornada.

La soledad es un quemar
las naves
es un naufragio en playas
no soñadas
ni la sombra del cuerpo
la acompaña
ni la sangre del alma
la estremece.

Soledad no es morir
en vida
ni tampoco es vivir
en muerte
soledad es desvivir
lo no vivido
soledad es desmorir
lo nunca muerto.
.
La Asunción, 12-IX-1991
De: El ejercicio de la Soledad
1988 - 1999
.
LO IMPOSIBLE
Vivir es desvivirse
ser
es
no ser
no ser
es ser no
morir es desmorirse
desmorirse es no vivir
no vivir es inexistir
inexistir es ser y no ser
al mismo
tiempo.
Todo es afirmación
y todo es
negación
todo es contradicción
y subalternación.
Al final
el árbol de la vida
es el árbol lógico
de la muerte.
.
As. 15-XI-1992
De: El ejercicio de la Soledad
1988 - 1999
.
ROQUE VALLEJOS, Asunción, 41, es el exponente de la nueva generación de intelectuales paraguayos que con una lucidez agresiva están redescubriendo la polidimensionalidad apasionante de nuestra realidad nacional. Por ello mismo, es quizás la figura joven que más ha suscitado la atención de la crítica nacional y extranjera. Varias figuras de talla internacional lo han valorado y descubierto, José Asunción Flores lo llamó poeta revolucionario. Pablo Neruda, lo acogió con fervor y calidez amistosa, en 1964, en una entrevista en isla Negra. Alberti, lo definió con un solo objetivo: profundo. Desde España Aleixandre por la misma época lo veía "acercarse hacia la transparencia". La genial Juana d’Ibarbourou, le había dicho en su estada por Montevideo, cuando solo contaba 178 años, que "apuntaba a dar justo en el puño apretado del triunfo". Madariaga desde Oxford le escribió: "esta poesía de cara a la muerte le hubiera gustado a Miguel de Unamuno". Zum Felde manifestó ante su primer poemario "empieza Ud. donde otros llegan con la madurez". Estas apreciaciones entre muchas perfilan una personalidad múltiple y una obra que ya va siendo fecunda como periodista, crítico, escritor y profeta iconoclasta. Su gravitación desorbita los clichés y estereotipos habituales. Por eso es admirado o combatido apasionadamente. Cualquiera sea la opinión o actitud hacia su pregón y su diseño cosmovisional, no se puede menos que valorar su valiente sinceridad y su contangiante inquietud intimal y visceralmente paraguaya, y latinoamericana. El se ha autodefinido como franco tirador del pueblo, y la verdad es que además es un testigo elocuente de ese pueblo del que somos radicalmente solidarios.
GERARDO FOGEL
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada