Recomendados

lunes, 12 de julio de 2010

NELSON AGUILERA - OJOS LADRONES (POESÍAS) / LOS OJOS SON LA VENTANA DEL ALMA.


OJOS LADRONES
Poesías de
NELSON AGUILERA
(Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE LETRAS del
e.mail: nelsonaguilera@yahoo.com
Teléfono: 595 – 21 – 280558
Diseño y diagramación: Imagina Desingn
Asunción – Paraguay,
2006 (94 páginas)


“OJOS LADRONES” es una colección de 43 poemas que tienen como eje vertebrador el poder de los ojos, de las miradas.
Una mirada puede robar el corazón, el mundo, la vida de una persona: Las miradas en los poemas son fuego ardiente, aguas y cielos opalinos, olivos y noches que trasmiten amor, incertidumbre, pasiones, dudas, luchas y esperanzas.
Los ojos son la ventana del alma, y el alma humana está hecha de sentimientos en batallas entre lo que ve, lo que piensa, lo que desea y lo que sufre.
.
“Los ojos son la ventana del alma”

1
Dejare a tus ojos brotar
en las ramas de la poesía,
colgados de metáforas
iluminados
en sinestesias.
Tus ojos no son tuyos
Son de la poesía
Ella te los robó
mirándote a las pupilas
y los oculta
de todos
los que morimos
por verte.

2
Aquieta tu mirada de olivos
con el arrebol de dos soles.
¡No la bajes!
Liba el rocío de mis pupilas.
Sumérgete en el negro misterio
de mi iris,
y hállate a ti mismo
en el amor
que tengo escondido
en el meollo de mis ojos.

3
Mis ojos de candela
quemaron la sombra azabache
de la quieta madrugada.

En cada llama del recuerdo
tus ojos de lagos tranquilos
intentaron tragarse
la vorágine del fuego.

Se consumió la candela
los recuerdos se hicieron cenizas
y tus ojos escaparon durmiendo
en las alas del sueño inesperado.

4
¿En qué ojos amaneció tu mirada
este tórrido día de enero?

¿En qué labios encendiste un beso
en el albor del verano?

No lo sé

Solo sé
que esos ojos ladrones
y esos labios extraños
se están robando
poco a poco
y soslayadamente
los pedazos de tu vida.

6
Si me amas
dilo muy quedo,
para que las estrellas
no se roben tu voz.

Si me amas
dilo con los ojos
para que el mar
no se robe tu mirada.

Si me amas
bésame en el silencio
para que la rosa
no se robe tus labios.

Si me amas
ciñe al mar con las estrellas
en el silencio de tu amor.

Y sigue besándome
con la rosa de tus labios
hasta que el silencio
se torne mar estrellado
y no murmure más que:
Te amo.

7
Yo leí a la tristeza en tus ojos
Era gris, sinuoso
atiborrado en nostalgias.

Sus letras compusieron el texto
de tu herido y solitario corazón.

Yo leí a la Tristeza en tus ojos.
Quise atraparla
con la yema de mis dedos,
mas tu silencio la oculto
detrás de una sonrisa
hecha de vientos
y una caricia
dibujada en escarchas.

Yo leí a la tristeza en tus ojos.

9
Qué es esto de tenerte y no tenerte
de estar entre mis brazos
y escurrirte entre mis dedos
de encontrarme en tu mirada
y perderte en el recuerdo.

Qué es esto de gustar
la culpa
el perdón
el amor
y el odio
de una misma copa.

Qué es este huérfano desvarío
que intenta florecer
en el árido suelo
de la confusión.

Qué es este amor tardío
que no nace
que se pierde
que se muere
en los brazos de una pasión
y en el beso
de un no puede ser

¡Qué es esto..!

12
Hoy la música te trajo a mí.
te sentaste en el sofá,
acaricié los entornos de tu rostro
y me miré en el espejo
de tus ojos verdes.

Trémulas lágrimas tocaron
la aldaba de mis pupilas,
mas no respondí
por temor
por amor
y por el brillo
de esa mirada
que
me
das.

14
Voy
escalando
lentamente la cordillera
de mis sueños tejidos en las
rocas de tu amor envilecido en la
distancia hecha de tiempos suspiros olvidos.

No
aspiro
llegar a la cima
donde mis sueños mueran,
ni retornar a la llanura
donde tus ojos no existan.

Solo
dese descansar
a la vera de un arroyo
que descienda de las Alturas
y calmar esta sed de vivir
de frente a la Cordillera.

15
Si los ojos son
las ventanas del alma,
la tuya
está silenciada
en un abismo de secretos
entre barrotes
grillos
cristales.

La busco
la llamo
y
hasta la espío
desde la cornisa
sobre el alféizar
entre las barandas
por la celosía
para sólo hallar
la vaguedad de tu mirada
pintada
sobre la falacia de tu alma
a-pri-sio-na-da.

17
Tú no me quieres
Lo sé.
Y si me quisieras
mi corazón quebraría
su rutina,
mis ojos secarían
sus cauces
y mi risa cataría
sus ecos de verdades.

Tú no me quieres.
Lo sé.
Y no te culpo
al estrujar otro pelo
al besar otros labios
al despertar en otros ojos
y
al bajar la mirada
ante la inmensa soledad
de amarme.

Tú no me quieres.
Lo sé.

18
Tú no me pides que te ame.
Soy yo
el que necesita quererte
para seguir robando
miradas de un mañana
que quizás,
tal vez,
nunca
llegará.

20
En tus labios
de arándanos maduros
descubrí el sabor
de lo prohibido,
el misterio
de los bosques ancestrales
y el gusto
de los frutos de antaño
perdidos
en los ramajes del tiempo,
cubiertos
de espinos
envueltas
en hojarascas del deseo.

En tus labios
de arándanos maduros
conocí
el
dolor

de
lo
prohibido.

23
Posaré mis labios
en la hendidura de tu pecho,
y con un beso recogeré
un sol recién nacido
en el amanecer
de tu ardiente corazón.

Lo llevaré
al este,
al oeste
al norte

y hasta los pies
de la Cruz del Sur
donde la boche
florece en espumas
donde la vida
comienza a soñar.

24
Amo cuando la modorra
se arruga en las sábanas
al amanecer.
Y nuestros cuerpos
se encuentran
en la suavidad de tu piel.

Es ahí,
cuando mis manos se pierden
en el trigal de tu pelo
y mis venas
tiemblan espumas
en el refugio de tu amor.

25
¡Ámame!
en las noches de tormentas
cuando los granizos
castigan el tejado
el viento
se quiebra en la cintura
de las ramas
y los truenos
repiten sus ecos
en el oído de los rayos.

¡Ámame!
en la penumbra de la madrugada
cuando la borrasca
se torne en calma
cuando
tu aliento
tu cuerpo
tu alma
se tornen borrasca.

30
Tú no entenderías
si te dijera
que mi manantial
de aguas claras
ha sido manchado
con la tinta
de tus ojos
con el vino
de tus besos
y el carmesí
de mi pasión

Tú si entenderías
si dejaras
brotar la paz
en tu pecho
mancillada
por la tinta
de tus ojos
por el vino
de tus besos
y el carmesí
de tu pasión.

32
Cuéntame
cuantas veces desoíste
la voz de tu Dios
murmurándote: “No”

Cuéntame
los tumbos y retumbos
de tus sangrientos tropiezos
en la negra perfidia de este mundo.

Cuéntame
de tus lágrimas enjugadas
con los secretos latidos
del corazón de tu Padre.

Y cuéntame
del gozo que floreció en tu pecho
embriagando de risa tus labios,
rodeando tu cuello
con las brazas del perdón
cuando los ojos de Dios
se humedecieron con los tuyos.

39
Se ahogaron las palabras
en el mar del silencio,
y un tú
ni yo
atisbamos a salvarlas.

Se hundieron
en el naufragio del recuerdo
y se llevaron consigo
los secretos,
los sueños,
los suspiros.

40
¡Qué lejos estás hoy de mi!
Té estas yendo lentamente...
con el brillo de tu mirada
a otros lares,
y no me duele.

¿Por qué será?

Una leve inquietud
apuñala mis sentidos
recordando el iris de tus ojos,
y no me duele.

¿Por qué será?

¿Será que te estás yendo,
de verdad?

42
Está llegando el tiempo
en que arrojo recuerdos
al ayer
rompo fotografías
quemo cartas
y mato de súbito
los suspiros.

Está llegando el tiempo
en que saboreo más
una taza de té de naranjas
una copa de vino tinto
y los rojos labios
de mi amada.

Está llegando el tiempo
en que escucho
casi absorto
a Chopin en el piano
y a la Callas arañar
las puertas del cielo.

Está llegando el tiempo
en que empiezo
a descubrir
quien en esencia
soy yo.

43
Todoquedaatrás
tusojostusbesos
tussueños
tuscaricias
tuamor
y la poesía.

Me voy
hacia parajes eternos
donde no necesito
tusojos
tusbesostuscaricias
tucuerpo
tuamor
ni la poesía.

Todo
queda
atrás.
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada