Recomendados

martes, 12 de octubre de 2010

MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ - A DESTIEMPO (POESÍAS, 1966) / Ediciones DIALOGO, Cuadernos del Colibrí Nº 5.


A DESTIEMPO
Poesías de
 MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ
(Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
Cuadernos del Colibrí Nº 5
Ediciones DIALOGO,
Director: MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ
Dibujo de tapa: LIVIO ABRAMO,
Viñeta: JOSEFINA PLÁ ;
Asunción – Paraguay
Mayo de 1966 (27 páginas)


DE LAS PALABRAS Y LA POESÍA
I
Ya que no eres puro, castiga tu lengua, calla; limpia
tu corazón de alimañas; límpialo de palabras. Vuelve al Silencio.
Pero guárdate de la mudez, de la muerte de la Palabra.
El Silencio no es la mudez, es la Casa de la Palabra.
Guárdate de las palabras, guarda tu corazón de alimañas,
guarda a tu prójimo de alimañas.
Guárdate de las razones, de los argumentos: guárdate de alimañas.
La Palabra no necesita razones, no necesita arreos;
deja los arreos con las bestias esclavas.
Cuando sea preciso, di tu Palabra.
Tu Palabra es tu carne y tu alma; tu Palabra es tu arma.
Si no puedes decir tu Palabra, cállate, recógete en el Silencio,
espera la Palabra.
La Palabra es el Signo del Ser.
Por la Palabra eres en el Uno.

II
En el Poema, di la Palabra, tu Palabra.
Guárdate de la seducción de las palabras hermosas,
de las palabras vacías, de las palabras fáciles,
de las palabras prostitutas que se acuestan con todas
las lenguas, que dan placer a los charlatanes.
El poema es el Camino de la Palabra.
Limpia el Camino de alimañas, de prostitutas.
La Poesía es la Cima, es el Fin del Camino de la Palabra.
Si no puedes alcanzar la Cima, vuelve al Principio,
vuelve al Silencio, limpia de nuevo el Camino.
Espera.
Pero si alcanzas la Cima, no te envanezcas:
rodarás por la Pendiente, hozarán en tí las alimañas.
Castígate, ya que no eres puro; merece tu Palabra.
Si la mereces, quizá merezcas la Poesía.
Limpia el Camino, castiga tu corazón,
no te envanezcas de la Belleza. Merece la Poesía.

II
A DESTIEMPO

LAS SOMBRAS
Por patios amarillos,
por entresueños lúcidos,
el niño
(el hombre)
pasa, a veces
se detiene,
toca sombras ciertas,
cuerpos intactos,
silba una melodía
secreta,
inventa pájaros
y trenes lejanos,
dibuja sueños
en la arena...
Con vago andar
de brisa
en tiempo de cigarras,
con ademán de olvido,
el niño
(el hombre,
el ciego)
cruza
siestas de fuego,
noches ateridas,
vuelve a nada.

SUEÑO DE DIOS

A Carlos Mastronardi

Bosteza Dios y sueña
que no hay mundo,
que tanta guerra inútil,
tanto afán de nada,
tanta vida,
sólo es sueño,
Nada,
cosas que en su delirio creara
y deshiciera en su vigilia
de un sólo manotazo displicente,
Señor que todo puede,
Dios de todo,
Todo.
Mas sólo es un bostezo,
un sueño,
y nada
detiene al mundo en su girar airado,
en su vivir sin sueño,
que Dios en vano mira morir,
atado,
como una bestia
que no puede ya detener la noria
del pozo seco,
abandonado,
en que se afana.

UN SIGNO
Quizá tus pies recuerden todavía
las arenas de Leblón, otro verano,
junto al mar presentido y otro cielo
igual y distinto al de estos días
sin tí, sin mí, desmemoriados, ciegos,
hacia otro mar lanzados,
hacia el vacío.

"To be or not to be, that is the question",
the question is to be, the question,
or not to be, the question ...

Inútil todo,
el verbo estéril,
la lengua prostituta,
la ínfima canción
que no apuntala
un cielo igual,
distinto,
indiferente,
inútil.

Un vago signo dibujaste en las arenas
de Leblón, otro verano,
un signo
que el viento, el agua,
acaso tus propios pies, borraron.

INTERROGACIÓN
Antes de ser
verdad,
cosa palpable,
antes que llaga,
lágrima,
alarido,
antes de ser
carajo,
sueño violado,
vómito,
verbo perdido,
antes que hueso
de cargar
sin remedio,
antes de andar
a gatas
por la vida,
antes,
atrás de todo pasmo,
qué soledad,
qué frío,
qué túmulo
habitábamos ...

EL MARINERO BORRACHO
Las viejas putas de mi corazón
ya no se callan,
Antaño la sangre adolescente resistía
sus palabras procaces, sus insinuaciones viles.
Hoy todavía quiero alzar un muro de algas
y tormentas de agua contra la vida ciega
y la nostalgia ardiente.
Desde el fondo de mí suben las voces agoreras,
los aullidos, las invitaciones.

(La antigua feria de las oportunidades
ha cerrado sus puertas definitivamente.)

Callad, brujas, dejadme. Llevaos mi corazón
en una botella roja, mojado en aguardiente. ...
Soy el viejo marino que sepultó su amor
en una isla del Mar Extraviado.

III
LOS CÍRCULOS VACÍOS

LOS CÍRCULOS

A Roberto Juarroz

De pronto sé
que alguna cosa fuera del tiempo
palpita
no para mí
sino para que no se rompa
su propio círculo ciego
y para saber
que alguna cosa fuera de sí
palpita
no para él
sino para que no se rompa
su propio círculo vacío.

LA PALABRA
Hay para decir tantas cosas,
que acaso quepan
en una ínfima palabra.
Pero quién ha puesto fuego
a su propia sombra,
quién ha conocido
las heridas más hondas del sueño,
quién ha regresado
del silencio infinito,
quién
que sepa decir esa palabra.

EL MURO
Creció el hombre
con fuerza de hombre,
con pasión de hombre,
con días de hombre,
con amor de hombre.

Pero también había crecido un muro
más alto que el hombre,
más fuerte que el hombre,
más oscuro que el hombre,
entre el hombre y los hombres.

HOMBRE
Hombre para morir
en cuerpos repetidos
y en albas extenuadas;
hombre para despeñarse
en cada instante
hacia otro tiempo oscuro;
hombre
para apurar la noche
con gemidos sordos;
hombre para extraviarse
en vastos ademanes
y en miradas ciegas;
hombre para caer
asido a los despojos
de un dominio infinito;
mas nunca hombre
para guardar el fuego
de los sueños . ..

ESPACIO
Ninguna palabra
amenazante,
ningún grito
de socorro,
ninguna bestia
al acecho,
ninguna sombra
siniestra,
nada
en el espacio vacío.
Precisamente:
nada,
nadie.


Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada